Navegacion

martes, 6 de diciembre de 2011

“La Colina de las Hamburguesas”


                                                                                                          Eddie A. Ramírez S.
En la guerra de Vietnam, se ordenó a un batallón estadounidense   tomar la Colina  937, considerada como estratégica, lo cual logró a costa de muchas bajas. Fue tal la carnicería que dicha acción fue bautizada como “la toma de la Colina de las Hamburguesas”. La 937 resultó no ser estratégica y a los pocos días fue abandonada. Los sobrevivientes ofrecieron  10.000 dólares por la cabeza del teniente coronel que dirigió la operación. En Venezuela, este 7 de agosto el de Sabaneta declaró que en el 2002 ordenó a Alí Rodríguez tomar  “esa Colina”, es decir Pdvsa,  porque era estratégica para su revolución. 
Las frecuentes  denuncias  realizadas por  diputados, por  expertos petroleros, economistas y por Gente del Petróleo,  ponen en evidencia que esta toma  tuvo un elevadísimo costo para los venezolanos.  Basta recordar que en el 2001 Pdvsa tenía un total de 69.364 trabajadores,  cada uno  produjo 47,1   barriles por día y la deuda era de 7.544 millones de dólares, con un barril a 20,2 dólares. En el 2010, la empresa contaba con 108.949 trabajadores, desconociendo el nivel de educación de 30.682 de ellos;    cada trabajador  produjo solo 27,3 barriles por día, 2.805 trabajadores resultaron lesionados y la empresa compró a la competencia crudo y productos por 36.849 millones de dólares.  Hoy, con un barril a más de cien dólares, la deuda es de   32.000     millones de dólares, sin incluir el préstamo chino,  los casi 11.000 millones de dólares de deuda a proveedores, ni los pasivos laborales con el personal ilegalmente despedido.
Quienes defendimos esa importante Colina para el país resistimos la embestida de los rojos desde febrero hasta abril del 2002. Esa resistencia fue factor importante en la rendición incondicional del teniente coronel el 11 de abril.  Se pactó un armisticio cuando el ejército lo regresó al poder,  pidió perdón y nos reintegró a nuestros cargos. Como todo granuja, ese armisticio lo utilizó para fortalecerse y preparar el ataque  del 2 de diciembre de ese mismo año. Casi 23.000 trabajadores de Pdvsa y miles de otros ciudadanos cayeron defendiendo  la democracia y la Colina de todos los venezolanos. “Había que tomar esa Colina ya que no teníamos recursos, ellos se los llevaban”, declaró descaradamente el perverso inquilino de Miraflores.
Por ello, a nadie debe sorprender que hoy Pdvsa sea el banco para financiar su revolución. El petróleo, anteriormente vendido por la Pdvsa meritocrática a precios de mercado, en dólares y de contado, hoy se regala o se negocia en condiciones lesivas para el país, además de la corrupción que impera dentro de la empresa. Esta situación se revertirá el 13 de enero del 2013 y para  recuperar esa Colina  hay que respetar los derechos laborales de quienes la ocupan, reconocer los derechos conculcados de los  ilegalmente despedidos y regresar al sistema de meritocracia. No estamos en esta lucha porque nos despidieron; nos despidieron porque no podíamos permanecer indiferentes. .
Como en botica: Como independiente, apoyaré a Ocariz para Miranda y a Freddy Guevara para la alcaldía de Sucre; si votara en Baruta  lo haría por Blyde  y en Chacao por Graterón.  En las presidenciales, las mejores opciones son  María Corina  y Pablo Pérez, en ese orden. El calumniador del 8, los que cerraron RCTV y 34 emisoras y acosan a Globovisión se amparan en jueces sumisos.

0 comentarios: