Navegacion

domingo, 22 de mayo de 2011

Dispersión en toma de decisiones dificulta manejo de crisis eléctrica

Argenis Chávez será el responsable de la compra de equipos. La aprobación de recursos y las contrataciones de las obras requieren del visto bueno de cinco funcionarios

Andres Rojas. El Nacional (22-05-11)
Generadores de electricidad
Generadores de electricidad | Eleonora Delgado
La reestructuración del sector eléctrico emprendida por el Gobierno, en su intento por afrontar la crisis, no se limitó a la creación del Ministerio de Energía Eléctrica y a la fusión de 10 compañías ­varias nacionalizadas- en Corpoelec.

En la práctica, las decisiones están atomizadas. Se requiere del visto bueno de cinco funcionarios ­Elías Jaua, Alí Rodríguez Araque, Rafael Ramírez, Jorge Giordani y Argenis Chávez- para la ejecución de cualquier obra, lo que puede generar retrasos en la contratación de equipos y desembolsos de recursos, advierten expertos.

"Parte del problema que estamos viendo en el sector eléctrico es que tenemos muchas personas decidiendo sobre lo mismo, se enfrentan diferentes opiniones y no se agilizan las obras ni las inversiones.

Por eso, es muy sabio el refrán que dice `muchas manos en el caldo lo ponen morado", dice el ingeniero Nelson Hernández, consultor en materia energética.

"Se decide avanzar en un proceso de fusión y centralización de las empresas eléctricas, lo que desde el punto de vista gerencial es un error porque ese tipo de medidas no se debe hacer en medio de una crisis. Lo peor es que se hace de manera improvisada y sin tomar en cuenta la cultura organizacional de cada compañía", agrega.

Hernández considera que Edelca y La Electricidad de Caracas fueron ejemplos de eficiencia. En esas empresas los trabajadores tenían mística y sentido de compromiso. Este año están obligadas a completar su fusión con compañías con problemas administrativas graves como Cadafe.

Lo procedente hubiese sido mantener el esquema descentralizado, reestructurar las empresas con fallas y reforzar la coordinación para los nuevos proyectos, apunta el especialista. Sin embargo, el Gobierno insiste y defiende el esquema institucional que montó para el sector.

"Esa nueva política de electricidad y el plan que la acompaña se sostiene en tres grandes soportes: la creación del ministerio, cuyas competencias están claramente definidas en la novísima Ley Orgánica del Sistema y Servicio Eléctrico Nacional; consolidar en una sola corporación las distintas empresas que han venido prestando el servicio y, finalmente, orientar el esfuerzo hacia el aprovechamiento de otras fuentes de energía primaria existentes en el país", señaló el ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, en la Memoria y Cuenta correspondiente al primer año de funcionamiento del despacho.

No obstante, la dispersión de cursos y funciones es evidente.

Existen obras que habían sido contratadas por el Ministerio de Energía y Petróleo, que hasta 2009 tuvo a su cargo la responsabilidad del sector eléctrico, y muchas fueron asumidas directamente por Petróleos de Venezuela para facilitar su contratación, de allí que todavía se le asigne competencia al ministro Rafael Ramírez.

Además, cerca de 30% de los proyectos de generación que anuncian para 2011 compete directamente a la petrolera.

En lo que respecta a la asignación y desembolsos de los recursos, sobre todo si provienen del Fondo de Desarrollo Nacional o del Fondo Conjunto Chino-Venezolano, la aprobación es potestad directa del Ministerio de Planificación y Finanzas, por tanto la evaluación y autorización está a cargo de un equipo técnico que le reporta al ministro Jorge Giordani.

La llegada del hermano. El presidente Hugo Chávez creó el Alto Mando Eléctrico, dentro del decreto de emergencia dictado a principios del año pasado, que si bien incluye a todos los responsables del área, varias de las decisiones deben ser avaladas por el vicepresidente ejecutivo de la República, Elías Jaua, que está al frente de esa figura.

A este cuadro se suma la designación de uno de los hermanos del primer mandatario, Argenis Chávez, como comisionado nacional para los Procesos de Generación de Corpoelec, lo que le asigna responsabilidad en los asuntos de contratación y avance de las obras que se vienen ejecutando.

"En el pasado no existía esa figura de comisionado, que pasa a convertirse en una especie de capataz de todas las máquinas de generación y tendrá a su cargo atender las contingencias y la compra de nuevas maquinarias", expresa el ingeniero Víctor Poleo, ex viceministro de Electricidad del Ministerio de Energía y Minas.

"Anteriormente, las licitaciones y las compras eran realizadas directamente por las empresas y las decisiones se tomaban en juntas directivas, en las que participaban funcionarios de los ministerios de Energía y Planificación", agrega.

0 comentarios: