Navegacion

lunes, 5 de noviembre de 2012

MANOSEO ELECTRIZANTE

Jose Aguilar
E-mail
El ansiado 7-O vino y se fue dejando un gran pesar en el 44.85% del electorado que piensa diferente a la opción triunfadora de los comicios electorales.

Para ganar el 7-O, los que aspiraban a un cambio debían tener un juego perfecto antes, durante y aun después del anuncio de los resultados. La ejecución perfecta era imperativa porque la des-institucionalidad reinante en el país, imposible de corregir antes del 7-O, así lo demandaba. Los expertos de diversos ámbitos tanto nacionales como extranjeros nos dan lecturas sobre el porqué de la marcada derrota electoral, que requiere de ponderación seria por la sociedad venezolana incluyendo la opción ganadora.

Es necesario entender que la vida se compone de: victorias, derrotas y lecciones. Lo que ocurrió es una derrota para los que esperaban un cambio en el país, qué lecciones de dura autocrítica nos hagamos del antes, durante y después del 7-O, en especial en el equipo al que se le encomendó triunfar, es vital para superar este golpe y eliminar la recurrencia de otro fracaso en el futuro. No puede haber intocables, todo se debe escrutar desde el mensaje hasta el personal.

En cualquier otro país, la continuada crisis eléctrica, debía cargar un gran peso en el resultado del 7-O, pero así no fue, el mapa del país más rojo se volvió. Poco ha cambiado post elección en el plano eléctrico: los apagones por racionamientos siguen, las multas siguen, las fallas continúan, los sobrecostos por adquisiciones eléctricas son los más altos del mundo, los rezagos en las obras se prolongan y la espiral de deterioro de la infraestructura eléctrica nueva y existente avanza por una gestión de mantenimiento fallida.

Veamos qué pasó antes, durante y después del 7-O en materia eléctrica.

Antes
Se racionaron en el país más de 36 mil GWh el 85% en Guayana.
Se practicó discriminación eléctrica contra la provincia para consentir el suministro eléctrico de la capital en un margen de 98% contra 2%.

Se multó injustamente a los sufridos usuarios sin luz, con datos adulterados.

Se les endosó las causas de la crisis a las víctimas.
Ni Caracas, ni el Zulia, ni Venezuela se blindaron.

En 33 meses más de 40 mil millones de dólares se “gastaron” para que Ud. siga sin luz.
Se habló de una excesiva demanda que no existe.
El gran derrochador transfirió su ineptitud a las víctimas de la crisis.
El PSUV fue más efectivo en su difusión de sus falsas matrices de opinión.
Que el candidato hubiese dicho que en su “plan” terminaría Caruachi no ayudó.

Durante
Se manipuló el sistema eléctrico nacional el 7-O, este ha sido el primer día del año en que Corpoelec, tuvo suficientes MW para cubrir la disminuida demanda y no los puso al servicio del pueblo. Entre 6:00 a 8:00 am las unidades tuvieron su peor arranque para un domingo del 2012. A 4:00 pm, fuertes apagones en el centro del país. Una vergonzosa operación morrocoy, un faul electoral. Más de 2 mil MWh sustraídos del país, equivalente a una Gran Caracas sin luz para en un domingo electoral por unos 90 minutos.

Después
Muchos trapos rojos no permitieron lidiar con el abuso eléctrico indicado.

Pero la culpa no es de Don HCR, su alma en la contienda dejó, un camino nos mostró, pero le corresponde a él, estudiar los errores y los responsables de hacerlo quedar mal ante el país en materia eléctrica y dar tantos blancos al PSUV.

Corresponde a Don HCR, exigir rendición de cuentas de los que aspiraban conducir el Sector Eléctrico Nacional y realizar los ajustes sin contemplaciones de ningún caso, porque no se jugaba por una elección, se jugaba por un país y su camino al futuro. Venezuela perdió, sangre, sudor y lágrimas vendrán.

En la medida en que esa dura autocritica se haga Don HCR, el hay un camino que con tanta integridad nos mostró, tendrá un mañana, pido a Dios lo ilumine en este quehacer. Manos a la obra, Venezuela no es fácil, pero nos reclama futuras victorias para las cuales no hay sustitutos.

0 comentarios: