Navegacion

viernes, 10 de febrero de 2012

La Asociación Civil Gente del Petróleo ante el Ecocidio en Monagas

Denuncia:
 Que el accidente ocurrido el pasado 4 de febrero, en el Complejo Jusepín, en el Norte del estado Monagas, instalación en la cual se realiza el tratamiento y almacenamiento del petróleo proveniente en su mayor parte del campo El Furrial y que ocasionó un derrame petrolero de gran magnitud, es producto de la negligencia en el manejo de de las instalaciones, ya que la ruptura de tuberías o de válvulas se producen por falta de mantenimiento.
 PDVSA actuó luego de 21 horas de ocurrido el accidente, en lugar de  activar inmediatamente un plan de contingencia para evitar mayores daños ambientales y la pérdida de crudo. Tal como lo establecen las normas.
 Esta negligencia de la empresa permitió que un gran volumen de petróleo (extraoficialmente se habla de 60 mil barriles) contaminara el río Guarapiche, el cual alimenta a la planta de tratamiento que suministra el agua potable a la población de Maturín, lo que originó el cierre inmediato de la misma, dejando sin agua a aproximadamente  el 60 % de los habitantes de la capital del estado Monagas y obligando a las autoridades a suspender las clases por la falta del preciado líquido.
 La información emitida por los organismos del Estado, ha sido contradictoria mostrando una descoordinación en la implementación de las acciones a seguir, para corregir la situación. A estas alturas, no se conoce por cuánto tiempo estará cerrada la planta de tratamiento y como se organizará el plan de suministro de agua mediante cisternas porque a la fecha es precario y desordenado.
 El Ministerio de Energía y Ministerio del Ambiente no se han pronunciado y  los otros entes de gobierno, Gobernación, Alcaldía de Maturín, Concejo Legislativo, se muestran subordinados a lo que diga PDVSA.
 Este accidente, se une a los dos (2) ocurridos en lo que va del año en el estado Monagas. El derrame de petróleo en la zona de La Pica y la explosión del taladro CPV 15, sin daños humanos que lamentar, pero con un impacto desbastador del ambiente.
 Exigimos a las autoridades y a PDVSA:
 ·                Determinar la responsabilidad de los involucrados y actuar en consecuencia.
·                Cumplir con los planes preventivos de mantenimiento e inspección de las instalaciones.
·                Disponer de personal capacitado y experimentado para las actividades supervisoras.
·                Actualizar los estudios de riesgo de las instalaciones, práctica común en toda empresa petrolera.
·                Actualizar los planes de emergencia y contingencia. No había personal para activar los planes ya que  estaban en  actividades partidistas, lo que es público y notorio.
·                Solicitar al Ministerio del Ambiente se pronuncie ante el daño evidente de este derrame.
·                Informar a los habitantes de Maturín sobre el alcance de la situación del suministro de agua y los planes que realizará el Ejecutivo Regional para solventar esta emergencia.
 Estas son las acciones que en un país serio y una empresa responsable de inmediato acometería.
Por último, nos preguntamos ¿Hasta cuando la directiva y la gerencia de PDVSA va a seguir actuando con negligencia en materia de seguridad y ambiente, sin que reciba ninguna sanción por parte del Estado, demostrando un gran desprecio por la vida de sus trabajadores y de los habitantes de las comunidades vecinas a sus instalaciones, así como por el ambiente? Las cifras de accidentes y trabajadores fallecidos desde el 2003 y que han sido denunciadas en múltiples oportunidades por Gente del Petróleo, demuestran la manera irresponsable en que esta empresa está siendo manejada.
 
Caracas 10 de febrero de 2012.

0 comentarios: