Navegacion

jueves, 27 de mayo de 2010

Abundante lluvia no basta para resolver fallas de Guri






La ausencia de un importante número de turbinas en la represa Simón Bolívar (Guri) puede llegar a comprometer la generación eléctrica en la central.

Natalie García
Foto William Urdaneta

Correo del Caroni (27-05-10)

Image
Aunque el embalse se recupera la ausencia de unidades generadoras impedirá que la represa genere más energía para el SEN
La capacidad de la central hidroeléctrica Simón Bolívar está en riesgo por la alta indisponibilidad de sus unidades generadoras. De las veinte máquinas que posee la represa, seis no están en funcionamiento situación que puede extenderse por problemas que impiden su puesta en marcha.

Esto implica que aún lloviendo copiosamente Guri no suministrará al Sistema Eléctrico Nacional la energía necesaria para compensar el déficit.

Para el ingeniero José Aguilar, consultor internacional con más de 77 mil megavatios inspeccionados en 41 países, la actual situación de la tercera represa más grande del mundo forma parte de la “agonía eléctrica” que vive el país producto de la “desinversión y la mala gerencia aplicada al sector en los últimos años”.

Explica el especialista que “Guri comprometió su energía (almacenada en Giga vatios hora). Esta se consumió por el pésimo desempeño del parque termoeléctrico de generación (poca disponibilidad y confiabilidad) de la mano de una pésima gerencia”.

Agrega Aguilar que la energía almacenada equivale a cuánta gasolina me queda en el tanque del carro, para desplazarse, “cuando está bajo el nivel (la cota del embalse) y vemos la gasolinera (lluvias o generación termoeléctrica), uno se pone muy nervioso porque a lo mejor no podremos llegar al destino (satisfacer la demanda eléctrica de los usuarios). Ante este panorama se tomó la decisión de sobreexplotar el Guri”.

Dicha “sobreexplotación” consiste en usar más agua de la debida previa a la época de sequía, cuando los aportes del Caroní, producto de las escasas lluvias, bajan drásticamente.

Sin embargo, la necesidad de mantener la generación sobre determinados límites que permitiesen el máximo suministro eléctrico en el país, derivó en esta situación de “excesivo” turbinaje.

Futuro preocupante
Acota el ingeniero que “el Guri ya venía mal antes de la sequía del 2009 y del 2010, la disponibilidad de sus máquinas parece un yo-yo. Esto se puede tolerar hasta un punto en las termoeléctricas pero en el Guri -hidroeléctrica- todo lleva más tiempo. Lo que lleva días en las térmicas lleva semanas o meses en las represas”.

Frente a este panorama comenta que aún con abundantes lluvias la represa no podrá aprovechar el agua. El profesor de la Universidad Simón Bolívar (USB) especialista en sistemas de potencia, José Manuel Aller, coincide con este planteamiento y recalca que se trata de un escenario preocupante, porque en los últimos días la central apenas ha podido dar al Sistema Eléctrico Nacional el 60 por ciento de su capacidad.

La falta de potencia, asegura Aller, obliga al sostenimiento de los racionamientos porque no hay capacidad ni hidroeléctrica ni termoeléctrica para suplir la demanda nacional.

“Estamos cambiando el problema, ya no hay excusas de que el agua impide la generación, ahora es otra cosa, aún muriéndonos ahogados de la gran cantidad de agua no hay megavatios para sacar al SEN, esto es grave y da cuenta de que hay muchos problemas, que evidentemente no quieren se sepan por la cantidad de datos incompletos que hay y la imposibilidad de conseguir información”, destacó Aller.

Radiografías turbinadas
Según reportes de trabajadores de Edelca, las unidades que presentan irregularidades en Guri son: la 2, 8, 9 y 10 de casa de máquinas I, y 12 de la casa de máquinas II.

Las unidades 9 y 12 estaban en rehabilitación hasta hace escasos días cuando las empresas trasnacionales contratadas para ello paralizaron las actividades por falta de pagos.

La máquina 8 fue rehabilitada en el 2009, entregada en diciembre y permanecía en período de prueba. El pasado 2 de mayo tuvo que ser detenida a raíz de un accidente que provocó una inundación de las áreas adyacentes y la rotura de algunas de sus piezas internas.

En el caso de las generadora 2 esta está desarmada desde el 2007. La unidad 10 se averío en el 2009 y requiere ser desmontada en su totalidad. La 18 se disparó -dejó de funcionar- este martes en la noche y está siendo sometida a revisión.

Empresas básicas en juego

La indisponibilidad de las seis unidades de Guri, debido a la escasa posibilidad de que la mayoría de éstas entren en funcionamiento en los próximos meses, “condena” -a juicio del ingeniero José Aguilar- el sostenimiento de las empresas básicas de Guayana.

Esto quiere decir que la falta de megavatios -potencia- impedirá posiblemente que las industrias de la entidad se recuperen, porque obviamente la prioridad a la hora de suministrar la energía será hacia las poblaciones y no hacia el aparato productivo regional.

Destaca el especialista que en total faltan 1.824 megavatios correspondientes al circuito de 400 kilovoltios que suministra energía a las empresas básicas, y 2.011 megavatios de la casa de máquinas II de Guri, que tienen su impacto en el Sistema Eléctrico Nacional.

0 comentarios: