Navegacion

martes, 4 de mayo de 2010

Manteniendo la Corrupción

No más presos políticos ni exiliados

Juan Fernández

El descredito del gobierno venezolano va en ascenso, ya son varios los países que desde sus instancias judiciales elaboran investigaciones sobre los negocios que se hacen con Venezuela, dos casos muy significativos han aparecido esta semana en los medios de comunicación internacionales, el primero referido a la Argentina desde el caso del maletín, cobro de comisiones según las denuncias de altos funcionarios de ambos gobiernos y el segundo en los EEUU también se hacen investigaciones por el pago de sobornos y comisiones para poder obtener contratos y extender contrataciones vigentes a varias empresas de servicios de perforación, incluyendo a una de ellas la multa de hasta 50 millones de dólares. Los casos de los diferentes entes del estado involucrados en corrupción son numerosos desde CADIVI hasta cualquier trámite simple como la emisión de un pasaporte, pasan por “la bajada de la mula”. Lo anterior aunque para quienes se lucran ilegalmente y la pasividad con la vista hacia otro lado de los poderes públicos para investigar, controlar y castigar penalmente la corrupción, son causantes de un daño al país tanto desde el punto de vista de Principios y Valores cuyas consecuencias no se miden solamente en términos monetarios, un factor de exclusión de Venezuela para invertir y generar riqueza para toda la población y del abuso y robo del dinero público.

También sabemos y hemos sufrido los venezolanos que la corrupción no nace con el gobierno totalitario de Chávez, pero si sabemos que las dimensiones de la misma son de las mayores de la historia republicana de nuestro país. Una característica de la corrupción de la revolución socialista del siglo XXI, es su relación dentro de PDVSA, allí la tenemos de dos tipos de corrupción; una que podríamos llamar la forma común de corrupción como son las comisiones, los sobornos, y el uso del dinero público para financiar actividades en el extranjero como campañas presidenciales y la corrupción más sofisticada que tiene que ver como los venezolanos venimos perdiendo el mejor mercado para las exportaciones petroleras a cambio de entregas a de las reservas, ventas a futuro del petróleo, y venta a otros mercados con descuentos sobre el mercado de la Costa del Golfo que representan millones de dólares en pérdida de ingresos para la nación. Como consecuencia de lo anterior, este entramado de corrupción tiene que ser conocido desde Chávez hacia abajo, probablemente por los réditos políticos de utilizar al petróleo para el provecho de la revolución bolivariana y también para aquello que meten la mano en la masa para estar preparados el día que dejen de ser gobierno tengan suficiente riqueza mal habida para refugiarse fuera del país. Cualquier gobierno decente desde hace tiempo hubiese removido de sus cargos a la directiva de la empresa, al Ministro y su combo.

Los gobiernos totalitarios, tienen en la corrupción una estrategia para mantenerse, en primer lugar quienes son corruptos saben que el cambio de régimen hará investigaciones en un estado de derecho que los imputaría de esos delitos al patrimonio de la nación y por otro lado el jefe del estado conociendo esta situación utiliza a la corrupción para el beneficio de mantenerse en el poder y de vez en cuando para alguno que se le ocurra salirse le aplique medidas haciendo ver como se combate a las corruptelas.

Para lograr los cambios que requiere nuestro país una estrategia de largo plazo es inculcar a la sociedad Principios y Valores y en el corto plazo un poder contralor y judicial que investigue, y por supuesto un gobierno decente en todos sus ámbitos. Sin duda, la corrupción uno de los ingredientes mas fuertes para el pretendido sancocho a todos los venezolanos, en nosotros esta que no lo permitamos.

0 comentarios: