Navegacion

jueves, 6 de diciembre de 2012

Zulianidad humillada

José Aguilar 

Seguimos sin luz, pero el mayor desafío está en abrir los ojos con esta humillación contra la zulianidad por la dedocracia comunista

La crisis eléctrica deja de azotar al estado. A través de mentiras y engaños se descubren datos de fuentes allegadas a su maltrecho Sector Eléctrico Nacional (SEN), que revelan una bajeza contra la zulianidad: Para el Gobierno nacional, que aspira teñir de rojo a la entidad el 16-D, a la hora de racionar electricidad, Zulia es 100 veces menos importante que la región capital.

Nuevamente la grey zuliana sería propicia para expresar el clamor ante la injusticia, explotación y atropello discriminatorio contra la tierra del oro negro y cuyas altas temperaturas exigen un servicio eléctrico de calidad, que brilla por su ausencia.

La humillación electrizante contra el Zulia, revelada por los datos de 35 meses de operación del SEN, de enero 2010 a noviembre 2012 es así:
Al Zulia le racionaron un mil 100 GW/h vs. 11 GW/h para la Gran Caracas. He allí que en esta materia, para el Gobierno nacional, Zulia es 100 veces menos importante. Inaudito que un Estado mayor eléctrico, de adorno porque no defiende a la zulianidad, en complicidad con la cúpula comunista, discrimine al Zulia dejando a su pueblo sin luz. Un mil 100 GW/h racionados es igual a tener al Zulia 21 días seguidos sin luz.
La realidad eléctrica del Zulia vs. la región Capital es contrastante: 

Zulia tiene 26 por ciento mayor demanda eléctrica anual que deriva un 31 por ciento mayor consumo de energía, su transmisión es 50 por ciento más débil, porque auxilia a los Andes, sin embargo; tiene 30 por ciento menos MW instalados para sus necesidades. Al Zulia se le han instalado 50 por ciento menos MW nuevos y los logrados tienen un 28 por ciento mayor rezago (un mil 610 MW) que los destinados para Caracas. El blindaje del Zulia es un aguaje más, un nuevo truco para embaucarlo y tenerlo multado de paso.
Estamos ante un nuevo "Niño", ahora importamos combustibles equivalentes al ocho por ciento de nuestros ingresos petroleros anuales. De no ser por el gas y electricidad de Colombia, tendríamos 700 MW menos. Seguimos sin luz, pero el mayor desafío está en abrir los ojos con esta humillación contra la zulianidad por la dedocracia comunista. En sus manos siempre estará corregir esta atrocidad, el 16-D tiene la palabra.

¡Manos a la obra, que sí se puede!

0 comentarios: