Navegacion

domingo, 30 de diciembre de 2012

Las cuentas por cobrar de la electricidad


  César Batiz* / Últimas Noticias (Venezuela) - 23/12/12
 

 Tres empresas ofertaron con sobreprecio (Créditos: Silvino Castrillo) 
   
Derwick, KCT Cumaná II y Ovar Industrial ofertaron con sobreprecio. Ninguna estaba autorizada entonces para la negociación
  
El 20 de febrero de 2010, en el marco de la emergencia eléctrica, tres empresas, dos registradas en Venezuela y una sólo en EEUU, vendieron a Bariven, filial de Pdvsa, equipos de generación termoeléctrica por más de $767 millones. Un año y siete meses después, el 18 de septiembre, Últimas Noticias publicó un reportaje en el que se evidencia que las compañías Derwick Associates, KCT Cumaná II y Ovarb Industrial ofertaron las 17 unidades con un sobreprecio de $403 millones de dólares. Ninguna de las tres compañías era para la fecha fabricante ni agente autorizado para la distribución de equipos General Electric, Rolls Royce y Pratt &Whitney, que fueron los vendidos a Bariven.

Además, de acuerdo con información de fuentes internas, las tres firmas habían sido inscritas en el Registro de Proveedores Internacionales de Bariven entre noviembre de 2009 y enero de 2010, sin haber cumplido con los requisitos exigidos por la industria estatal, entre otros, mostrar estados de cuentas auditados de los últimos cuatro años de actividades. Con parte de esas unidades, Derwick construiría las plantas eléctricas de Barinas, y de El Furrial y Morichal en Monagas. Según la página web de esta firma, ninguna de esas tres plantas, pese a la compra realizada en febrero de 2010 por una emergencia eléctrica, está concluida dos años y 10 meses después.

En un correo enviado el 30 de noviembre por Domingo Guzmán López, directivo y hermano materno del presidente de Derwick, Leopoldo Alejandro Betancourt López, se afirma que: “Derwick Associates ha cumplido y está al día en todos sus compromisos contractuales”. Destaca también que:


“Estos resultados de gestión, que probablemente constituyen de los mejores en el amplio territorio de ejecución de obras públicas en Venezuela, desmiente el prejuicio de forma categórica, según el cual una empresa dirigida por profesionales jóvenes, estaría incapacitada para cumplir con las exigentes tareas encomendadas”.

El asesor
En el comunicado del pasado martes 18 de diciembre de 2012, publicado en El Nacional y dirigido a la opinión pública por Derwick Associates, se hace referencia a una conversación sostenida entre Leopoldo Alejandro Betancourt López y el redactor. El primer diálogo ocurrió el 23 de agosto de 2011 en un restaurante del bulevar Panteón. El encuentro lo planificó Nelson Rivera, quien me contactó diciendo que era el asesor comunicacional de la firma, figura que desempeñaba a solicitud de los padres de Betancourt López, luego de la publicación del reportaje Cable pelao en la electricidad, el 7 de agosto de 2011. Rivera también es miembro del comité editorial de El Nacional. Allí se demostró que Derwick, sin ninguna experiencia en el sector y registrada en Barbados en mayo de 2009, entre octubre de ese año y diciembre de 2010, recibió 12 contratos de obras eléctricas de parte de CVG, Corpoelec y Pdvsa; todos subcontratados con la empresa estadounidense ProEnergy, que era la ejecutante de las obras.

Rivera, quien previamente se reunió con la entonces jefa de Investigación de la Cadena Capriles y luego con el redactor el 17 de agosto, pidió que sus nombres no figuraran en ninguna de las notas, trato que fue respetado hasta ahora, cuando el reciente comunicado obliga a responder. En esa conversación sostenida en el cafetín de la Torre de la Prensa, vieja sede de la Cadena Capriles en El Panteón, el redactor se comprometió a rectificar si le demostraban que el texto del 7 de agosto mentía.


La conversación
Cuando el 23 de agosto se dio finalmente el encuentro con Betancourt López en el restaurante del bulevar El Panteón, Rivera también acompañaba al presidente de Derwick, quien vestía una camisa blanca de algodón con el logo de Derwick, y pantalón jean. Un afable Betancourt López trató de ser empático. Repitió casi los mismos argumentos de Rivera sobre su origen y las buenas intenciones y capacidades de su empresa y directivos. Señaló el problema que se generó en su familia tras leer la publicación del 7 de agosto. Comentó que desde octubre del año 2009 comenzaron a buscar las unidades de generación, porque sabían de la emergencia que venía. Aseguró que los dos primeros contratos los ganaron en licitación y que fue tan buena la ejecución que decidieron entregarle los otros 10. Sobre el retraso en las obras, señaló la falta de desembolsos, sobre todo de parte de Pdvsa.



De nuevo se le ofreció darle el espacio en el periódico para que respondiera a los señalamientos con su propia voz y rostro, pero dijo que de hacerlo le traería problemas con representantes de las empresas del Estado y con miembros de otras contratistas. Prefería conversar y dar detalles sin que su nombre fuera reflejado en la nota. La conversación no fue grabada por el reportero debido a su carácter off the record, lo que también se respetó hasta hoy. Cerca de hora y media duró esa conversación. En ese tiempo insistió en la experiencia, capacidad y emprendimiento de la empresa. Negó su relación con 
Javier Alvarado y con Rodolfo Sanz, el exministro de Industria Básicas, quien fue el primero en mencionar a Derwick en febrero de 2010.

En la fase final de aquel encuentro del 23 de agosto de 2011 con Betancourt López, se tocó el tema de la compra realizada por Bariven en febrero de 2010. Se le mostró la copia del Excel, suministrada por una fuente de la industria petrolera. Sin dudarlo el presidente de Derwick afirmó que el documento era real, que sí se habían efectuado esas operaciones y que él era quien menos había cobrado, lo que se reflejó en el reportaje del 18 de septiembre, porque así se comprobaba al analizar la base de datos. Además, mostró asombro por los precios facturados por Ovarb y KCT Cumaná. Advirtió que ellos, los de Derwick, eran buenas personas, pero que había gente de cuidado en el sector eléctrico.

Conozca como inició este trabajo de investigación haciendo click aquí:
 ¿Cómo comenzó la investigación a Derwick?

...........................................

(*) Con apoyo de la Unidad de Investigación: Tamoa Calzadilla, Lisseth Boon, Laura Weffer, Albinson Linares, Airam Fernández, Jesús Alberto Yajure  y Carlos Subero.

0 comentarios: