Navegacion

martes, 22 de mayo de 2012

Navarro: Aún no tenemos un sistema eléctrico con la confiabilidad y robustez que merecemos



22 Mayo, 2012
ND.- El ministro Héctor Navarro reconoció que aún no existe en el país “un sistema eléctrico con la confiabilidad y robustez que merecemos”. Explicó que la introducción de 4.133 MW al sistema en 2012, permitirá la salida de máquinas que necesitan mantenimiento, así como liberar la presión que existe hacia la generación hidráulica del río Caroní.

Así lo recoge Globovisión:
“Nosotros todavía no tenemos un sistema eléctrico con la confiabilidad y robustez que merecemos, pero todos los venezolanos estamos trabajando para lograr ese sistema”, afirma el Ministro del Poder Popular para la Energía Eléctrica, Héctor Navarro Díaz, sobre el estatus del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), su ámbito operativo, proyectos y visión a largo plazo.
Navarro Díaz afirma que la introducción de 4.133 MW al sistema en 2012, permitirá la salida de máquinas que necesitan mantenimiento, así como liberar la presión que existe hacia la generación hidráulica del río Caroní.
La visión consiste en aumentar la confiabilidad y robustez del sistema, equilibrando el balance de potencia y aumentando la redundancia en sus procesos medulares: “La confiabilidad se la das con redundancia”, asegura Navarro Díaz.
En el caso de generación, se trata de aumentar la capacidad de producir energía firme con plantas como La Raisa y El Sitio (Complejo Generador Termocentro) y de respaldo con unidades de respuesta rápida como las que se encuentran en Picure o Guarenas.
En los procesos de transmisión y distribución, la redundancia significa expansión de la red con los sistemas de confiabilidad propios del diseño, como las puestas a tierra y protecciones.
Para equilibrar el balance de potencia, aumentar la compensación reactiva en toda la red de transmisión, al tiempo que se expande, hay que invertir en las líneas: “Ya están hechos los contratos. Se va a intensificar la compensación reactiva que va a mejorar la capacidad de transmisión. En la zona central del país se van a construir 4 subestaciones en Yaracuy, Carabobo, Cojedes y Portuguesa que van a fortalecer la capacidad de exportación al occidente del país, donde tenemos cuellos de botella”.
La multiplicación de la generación termoeléctrica en Venezuela también contribuye con el balance de potencia: “Es el concepto de lo nacional, pero empezando a dar autonomía relativa a algunos sitios, para que estén en capacidad de que en una emergencia, puedan separarse del Sistema Eléctrico Nacional (en el sentido de que dejan de importar), pero en otros momentos pueden suministrar energía al sistema”.
Cabe recordar que el consumo de electricidad de origen hidráulico significa, no sólo disminución de emisiones invernadero, sino ahorro de combustible exportable. Si bien se busca disminuir la importación eléctrica desde Guayana, su permanencia es clave.
Factores que suman
La demanda máxima estimada para este año es de 18.603MW. Aunque la generación se encuentra fortalecida, el Ministro de la cartera eléctrica indica que las interrupciones del servicio siguen respondiendo fundamentalmente a la vulnerabilidad del sistema: “El racionamiento es una política. Y nosotros no la tenemos. Hay una atención a fallas. Ahora, cuando éstas ocurren y de acuerdo a la falla presentada, no nos queda más remedio que restringir el uso de la energía eléctrica en ese momento, mientras se repara la máquina o la línea que falló”.
En otras oportunidades, es la capacidad del sistema la que presenta límites: “Llega un momento en el que no puedes transmitir más energía por el cable, porque éste tiene una capacidad que depende, además, de condiciones ambientales. Cuando la temperatura aumenta, tú no puedes transmitir la misma cantidad de energía que cuando está frío”.
“No hay ningún sistema eléctrico en el mundo que no acuda eventualmente a restricciones de distribución de energía. Por una razón o por la otra, no hay sistemas infalibles”, agregó.
A esto se suma un dramático 30% de pérdidas no técnicas, asociado al hurto de conductores, transformadores y conexiones ilegales, un equivalente a 6.000MW: “Más de 30% de pérdidas no técnicas son energía que se produce, se transmite y cuesta dinero”.
Sobre el negocio que está detrás del hurto de conductores y transformadores, Navarro Díaz, señala: “Es un gran negociante el que está allí, sin escrúpulos ni barreras morales, al que no le importa arriesgar la vida de un ser humano que robe los cables o los transformadores (…) Se necesita conciencia y ciudadanía para la vigilancia. Hay que ser muy rudo con los bandidos que hacen de la cosa pública, un negocio. Para mí es corrupción. Eso es un daño a lo que hace posible la vida de un ser humano”.

0 comentarios: