Navegacion

lunes, 21 de mayo de 2012

Subsidio a la gasolina en Venezuela fue equivalente a 4,4% del PIB en 2011

Subsidio a la gasolina en Venezuela fue equivalente a 4,4% del PIB en 2011





 Desde que Carlos Andrés Pérez dejara la clara enseñanza de que no hace falta un fósforo para que la gasolina caliente al colectivo -hace ya 23 años- la actual administración gubernamental se ha manejado con cautela ante una eventual medida que lo tilde de impopular.

"Ya es una grosería vender la gasolina como la estamos vendiendo. ¡Mejor sería regalarla!", dijo el presidente Hugo Chávez, en 2007, tras ordenar investigar el tema, que quedó en el congelador al igual que el importe del rubro.

La decisión política del Gobierno de no elevar los precios los mantiene desde hace ya 15 años en el mismo nivel, al punto de haber llegado a ser -el combustible venezolano- el más barato del mundo.

Cálculos del analista energético Nelson Hernández en un trabajo reciente, "El precio de las energías en Venezuela", apuntan a que el monto del subsidio otorgado durante 2011, solo por concepto de gasolina, fue de 13.170 millones de dólares (considerando el costo de oportunidad), equivalentes a 4,4% del Producto Interno Bruto (PIB) de ese año, que se situó en $ 300.000 millones. Y representa 45,4% de la suma total de las subvenciones que se coloca en $ 29.015 millones.

Hernández asegura que esos $13.170 millones superan en $5.280 millones el presupuesto conjunto de salud y educación, el cual alcanza la cifra de $ 7.890 millones en el estimado de gastos aprobado para el ejercicio fiscal de este año.

En cuanto al diésel, consumido principalmente por tres sectores económicos -transporte, agroindustria y electricidad con base térmica-, se tiene que representó 36% del total del consumo nacional de combustibles durante el año precedente.

El analista señala que el precio del barril de diésel vendido en el mercado interno es de $1,6. Esto hace que el subsidio de este carburante esté en el orden de los $124,4 por barril, cuyo monto anual se situaría en $8.540 millones.

Hernández señala que para este año el monto de la subvención del diésel se expandirá debido al incremento del consumo de este combustible en el sector eléctrico, producto del déficit de gas natural que hay en el país.

Valor del combustible
Destaca el informe que Venezuela hace gala, ante sus pares de la región, del subsidio que mantiene a los combustibles en el mercado interno.

En Brasil, por ejemplo, un carioca debe pagar 60,9 veces más de lo que cancela un venezolano por llenar el tanque de su vehículo. Mientras que por diésel un transportista paga 113,4 veces más de lo que paga su colega en Caracas.

Ahora bien, hay venezolanos que -ante la percepción de que la energía es un derecho adquirido- se preguntan por qué debe aumentar el combustible si Venezuela es un país petrolero y además ostenta las mayores reservas de crudo del mundo.

La respuesta para el economista Orlando Ochoa es que no es necesario que el combustible sea costoso; simplemente debe estar, al menos, acorde con los costos de producirlo.

Energía a todo dar

Venezuela no solo exhibe un alto subsidio al precio de los energéticos gasolina y diésel, ya que lo mismo ocurre en los casos del GLP (Gas Licuado del Petróleo), el gas natural y la electricidad.

La subvención que se cuantificó para 2011 del GLP (para bombonas y Autogas) fue de $545 millones, mientras que el gas natural se llevó $ 2.060 millones y la electricidad sumó en este tipo de ayudas un monto de $ 4.700 millones.

Uno de los factores que alegan analistas es que el desmontaje de estas regulaciones no será fácil. 

El Gobierno actual está consciente de que es preciso estudiar una salida honrosa que no termine por hacer colapsar la oferta de estos energéticos, indispensables para los propósitos económicos del Ejecutivo.

El sector eléctrico es muestra de ese colapso. Hernández ha señalado que la desinversión es la causante de la crisis que enfrenta el área y que se agudiza con el congelamiento de las tarifas que este año cumplen 10 años de reguladas.

La recaudación históricamente debía cubrir la operatividad de la compañía, y por ende la nómina, sin embargo, en los actuales momentos, alcanza a responder por escasamente 50% de ella.

0 comentarios: