Navegacion

miércoles, 8 de octubre de 2008

HABLANDO SOBRE DELINCUENTES, MALETINES Y PSUVSA

Horacio Medina

La semana pasada recibimos en UNAPETROL, una comunicación firmada por Karen Curtis, a nombre del Director General de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), en respuesta a nuestra comunicación fechada el 26 de junio de 2008. En esta carta, pedíamos un pronunciamiento de la OIT con relación a las afirmaciones públicas realizadas por Roberto Hernández que funge como Ministro del Trabajo, quien expresó, entre otras cosas, lo siguiente: “…el caso de los trabajadores despedidos de PDVSA fue sacado de la lista de violaciones a los convenios de la Organización Internacional del Trabajo por no tener nada que ver con la libertad sindical: son 23.000 saboteadores de la industria petrolera, 23.000 delincuentes por decirlo de otra manera".

En la misiva de respuesta, sobre nuestro caso Nro. 2249, nos expresa la señora Karen Curtis, Directora Adjunta del Departamento de Normas Internacionales del Trabajo y Responsable de la Libertad Sindical de la OIT, lo siguiente: “...le informo que las recomendaciones formuladas por el Comité en su reunión de marzo de 2008, se mantienen plenamente vigentes y que se está a la espera de que el Gobierno comunique sus observaciones en relación con los alegatos presentados por UNAPETROL, por comunicaciones de 2 de marzo y 27 de septiembre de 2007...”

Resulta obvio que esta respuesta confirma, entre muchas otras cosas, que el señor Hernández mintió descaradamente ante la opinión pública, fiel a la orientación y lineamientos comunicacionales del régimen de gobierno venezolano: la mentira, la descalificación y el cinismo. Quedó desenmascarado, vale decir, nos dejó conocer tal como es moralmente, descubriendo sus verdaderos propósitos, los cuales procura ocultar. Lo sumaremos a la lista que encabezan María Cristina Iglesias y Manuel Ricardo Dorado Cano como ex – Ministros.

En otro orden de ideas, pero guardando relación con el señor Hernández, hace dos semanas atrás, justo el 25 de septiembre, día de muy ingrata recordación por lo acontecido en Los Semerucos, en una charla en Miami, afirmé que Rafael Darío Ramírez Careño, Vice – Presidente del PSUV, Ministro de Energía y Petróleo y Presidente de PSUVSA (ex – PDVSA), es un delincuente, lo cual ha sido, nuevamente confirmado por la distintas grabaciones presentadas en el juicio de Franklin Duran en Miami, a una de cuyas sesiones tuve oportunidad de asistir. Fue inevitable recordar al señor Roberto Hernández, al llamarnos delincuentes y también me resultó inevitable preguntarme si existe todavía alguien que dude que los delincuentes no están fuera de la empresa, por lo contrario, están dentro de la empresa o en todo caso, haciendo grandes “negocios” desde afuera pero en asociación con los de adentro.

Por supuesto, pude entender que todavía hay algunos que dudan o aparentan dudar por conveniencia, más que por convicción, donde están los delincuentes y al final de charla, se apresuraron a pronunciar la consabida frase, “no compartimos las opiniones ofensivas a funcionarios públicos del gobierno venezolano”. Obviamente, quienes así opinan no recuerdan que este señor Ramírez es responsable directo de lo sucedido en Los Semerucos, no recuerdan que este señor Ramírez es directamente responsable que a los trabajadores, injusta e ilegalmente despedidos, les fueran robados sus fondos de ahorros, negados sus derechos a jubilación y además, no quieren saber, ni reconocer, tal vez porque se benefician, de los múltiplos actos y denuncias de corrupción, en los cuales aparece, reiteradamente involucrado, el delincuente Rafael Ramírez. Solo quiero agregar que ratifico lo afirmado en esa charla, en todas sus acepciones y que, finalmente, quedará claramente comprobado cuando se escriba la versión real de la historia, en contraposición a la versión oficial que hoy quieren hacernos creer. Solo lamento haber visto caras conocidas, muy sonrientes, haciendo de comparsa con estos señores.

Sin embargo, poco a poco, la verdad se abre camino, cada vez se hace más difícil ocultar el deplorable estado en que se encuentra sector de hidrocarburos del país. Indudablemente que el nombre de Rafael Ramírez y los nombres de sus protegidos y protectores, tales como Diego Uzcátegui, Luis Vierma, Eudomario Carruyo, Jesús Villanueva, Eulogio Del Pino, David Rodríguez, Bernard Mommer, David Paravisini, Aires Barreto, Alejandro Neski, Hugo Chávez, Alí Rodríguez, Mario Isea, Edmundo Kabchi, entre tantos, tendrán su cuota de responsabilidad, ante la nefasta gestión al frente del sector de los hidrocarburos, basta con recordar sus nexos con Free Market, los taladros chinos, los bonos de PDVSA las ventas fraudulentas de gasolina en Carabobo, donde Acosta Carlez tiene mucho que ver, la destrucción de Orimulsión, sus nexos con todos los involucrados con el caso del maletín y sus turbias negociaciones . Más temprano que tarde deberán responder ante un sistema judicial imparcial y justo. También habrán de responder ante el desacato a las recomendaciones de OIT y deberán cumplir y honrar con los derechos fundamentales negados a 23.000 familias, además de responder ante los atropellos y violaciones a los derechos humanos fundamentales a los trabajadores, injusta e ilegalmente despedidos de Petróleos de Venezuela, S.A. y sus Filiales y a todos los familiares.
Cada día más se evidencian las aterradoras realidades

• en Exploración y Producción, donde la actividad exploratoria de esfuerzo propio esta prácticamente anulada y se han perdido más de 1 millón 500 mil barriles diarios de producción;
• en Refinación es claro el deterioro y destrucción de la planta física, con El Palito y Cardón prácticamente paralizadas, Amuay seriamente afectada, todo fácilmente comprobable cuando observamos la importación de gasolinas y otros productos terminados;
• la ausencia de rendición de cuentas y presentación de informes auditados;
• el manifiesto deterioro del sistema de distribución nacional de productos;
• los continuos accidentes que ahora alcanzan a la flota marítima de la empresa;
• los innumerables convenios y acuerdos que atentan contra los intereses nacionales.

En fin, todo un desastre que atenta contra el patrimonio de todos los venezolanos.
Entre tanto, estaremos atentos y siempre activados para no permitir que abusando del poder y del dinero, puedan acallar nuestra voz ante el mundo. No permitiremos que se olvide lo ocurrido y mantendremos, hasta que sea necesario, incólume nuestro espíritu de lucha y justicia. Nada ni nadie lo logrará. Estamos resteados y seguimos defendiendo nuestros derechos.

0 comentarios: