Navegacion

martes, 30 de septiembre de 2008

FINANCIANDO LA REVOLUCION

Diálogo imaginario........

Gustavo Coronel

“Los he mandado a llamar porque necesito más plata”, dijo el presidente. “Tengo compromisos nuevos con el frente en El Salvador y Ollanta me sigue pidiendo real”. “Necesito darle más recursos a Rafaél porque la oposición se le está alebrestando. Algunas ideas brillantes, Rodríguez?

“Bueno, Comandante”, dijo Rodríguez, “Yo se que usted no quiere menear mucho mi conexión pero podemos incrementar los envíos. Eso es plata segura. La producción allá está estable, a pesar de lo ataques del ejército”.

“Mira Rodríguez”, interrumpió Rafaél, “tu sabes que no es tan fácil manejar ese dinero. Tenemos que maquillar constantemente nuestras cifras de ventas y ya esa vaina se está poniendo muy complicada. Busca otra manera, mira lo que nos está pasando con el gordo traidor”.

“OK, largo”, se sonrió Rodríguez. “pero mi conexión es la más rápida y la más efectiva”.

“Y que pasa si le pedimos plata a los chinos y a los rusos, Comandante?” Sugirió el ministro, “Esos tipos están ansiosos por ponerle la mano a la faja. Eso es más manejable que un autobús en Petare”.

“Ñooo, esa idea si me gusta”, dijo el presidente. “Organízame un viaje pá allá urgentemente. Primero paso por casa de los chinos y les pido una segunda entrega de 4000 millones, a cuenta de la faja. Luego sigo para Moscú y hablo con Vladi, no con el bolsa que Vladi puso de presidente, y le planteo que hagamos una empresa mixta. Les propongo que ellos pongan la plata y nosotros la faja. Allí hay plata en bruto!”.

“Exacto, comandante”, terció Rafaél, “una PedeProm. Eso estaría de pinga”.

Mientras esta reunión de planificación estratégica se llevaba a cabo en el trópico, en China se hablaba de un tema similar pero desde un ángulo diferente. Se proyectaba firmar otra alianaza comercial con los revolucionarios. “Les daremos todo el dinero que pidan. Total, lo van a gastar en gran parte comprándonos nuestros aviones y nuestras manufacturas. Que nos pagen en petróleo. Lo tasamos al precio de hoy y cuando lo entreguen va a valer mucho más”.

“Y que pasa si el hombre no está allí mucho más tiempo?, terció un ministro. “En ese caso, diremos que un compromiso internacional es sagrado. No los nuestros, por supuesto, sino los de ellos!”, rió el premier.

En Moscú el zar salía de su sesión de Karate cuando le avisaron la visita del comandante.

“Bueno”, dijo, “de ahora en adelante tendremos que resignarnos a tener a ese payaso por aquí a cada rato. Que es lo que quiere ahora?” El asistente le informó: “Viene a pedir dinero, excelencia”. Y su excelencia replicó: “No hay problemas. Le daremos lo que necesite siempre y cuando gaste la mayor parte aquí, comprándonos nuestras armas. Que ideas tienen ustedes?”.
“Pensamos ofrecerle una línea de crédito inicial de mil millones de dólares, a fin de que se lleve los tanques que nos rechazaron en la India, por tener pequeños defectos de fábrica. El dice que el tiene quien se los arregle allá en su país”.

“Díganle que después no los mande a nosotros!”, exclamó el zar.

Días después se llevó la visita a cabo. Fue toda un éxito. En China el comandante logró cuatro mil millones más para su caja chica y en Rusia le dieron una línea de crédito de mil millones más y se habló de una empresa conjunta, PedeProm, la cuál seguramente requeriría que el país se saliese de la OPEP. Pero eso no es importante.

Asi, así es que se gobierna……

0 comentarios: