Navegacion

jueves, 5 de septiembre de 2013

Sobre el Apagon del 03-09-13

Carlos Delgado
 
Ocurren sucesos, unos, accidentalmente, algunos, inducidos, otros, naturales, causados por terremotos, tormentas, deslaves, otros por envejecimiento de sistemas, los cuales, en estos casos, no deberían llamarse accidentes sino descuidos, negligencia, falta de mantenimiento, desidia, incompetencia, malas inversiones, todos lamentables ya que afectan por igual a todos los ciudadanos residentes y transeúntes de la región, en cuestión.

Los sistemas eléctricos gigantescos -el que parte de Guri lo es- pueden sufrir interrupciones causadas por diferentes razones, algunas inexplicables, como la que se se comenta con relación al apagón de NY en 1.965, el cual llegaron a atribuírselo a platillos voladores. La data de estos apagones es larga y distribuida por toda la geografía mundial desde que los grandes conglomerados urbanos reciben energía eléctrica desde gigantescos centros generadores...térmicos, hidroeléctricos, nucleares.
 
Cuando la causa del apagón es un fenómeno natural es poco lo que hay que investigar, en estos casos se determinan los puntos neurálgicos y volubles del sistema para reforzarlos o rediseñarlos y para que soporten el embate de otro ataque natural de igual o mayor intensidad. De inmediato se procede a atacar y resolver el problema, a atender las poblaciones afectadas poniendo mayor énfasis en los centros de salud, de educación, vías y sistemas de transporte, suministro de agua potable, centros de producción de alimentos y otros insumos primordiales para la supervivnecia de la población, posibles incendios y rescate de personas atrapadas en ascensores y sistemas de transporte, especialmente el aéreo y el subterráneo, el resguardo de la seguridad nacional.

Si la causa no es natural, igual que en el anterior caso, se procede a efectuar todas las operaciones descritas en favor del bienestar y seguridad de los pobladores y de la infrestructura de la región afectada para garantizar un rápido retorno a la normalidad, restaurando los servicios inoperantes. Paralelamente, se inicia una investigación para conocer las causas del apagón y aplicar los correctivos correspondientes. Por lo general, estos apagones se deben a deficiencias técnicas y administrativas...exceso de demanda la cual ocasiona recalentamiento de líneas y transformadores, cortocircuitos, fallas o errores operativos, falta de mantenimiento, descuidos, baja inversión, obsolescencia de equipos y sistemas, ausencia o falta de previsión, sistemas de emergencia y detección de fallas inadecuados u obsoletos, impericia del personal operativo y gerencial, planificación deficiente, subestimación de la relación demanda/carga y otros factores que los expertos y personas con sentido común puedan añadir, yo me incluyo entre las últimas.
 
Denunciar, señalar y acusar culpables, de inmediato, es grotesco, a menos que se esté en estado de guerra declarada contra otro país, grupos subversivos armados -caso guerrilla-, sabotaje. En el caso particular del reciente apagón que afectó a 80% del territorio nacional, es temerario hablar de sabotaje, especialmente cuando el sistema eléctrico está militarizado y custodiado por los mejores agentes del Estado, cuando el personal que labora en las empresas de generación y suministro eléctrico son leales a la empresa responsable del servicio y al gobierno de turno, si los expertos en la materia que podrían adversar al gobierno están fuera del país, expatriados, y los que están dentro intentan colaborar produciendo estudios e informes técnicos -ad honorem- para salvaguardar nuestro patrimonio, patrimonio que no es del gobierno sino de todos los ciudadanos. Actuar inmediatamente y con tanta vehemencia, precipitarse señalando culpables, como se ha hecho, sólo produce suspicacias sobre la capacidad de los responsables en garantizar la calidad y continuidad de servicio tan preciado. Las palabras de la máxima autoridad del sistema eléctrico nacional son claras: "se desprendió una malla sobre el tejido eléctrico lo que produjo un cortocircuito"..."se tienen serios indicios de que fueron retirados los sujetadores de la malla"..."si se demuestra que la malla que cayó en la torre fue manipulada, tomaremos medidas penales"..." no se excedieron los niveles de transformación de la línea 765 pues la demanda era de 16,5 MW y la capacidad disponible era de 20,0 MW"..."queremos ofrecerles disculpas a los venezolanos y agradecerles el comportamiento cívico a pesar de que algunos sectores trataron de usar esto con otros fines". 
 
Todo esto suena incongruente. Todo el mundo lamentó lo ocurrido, nadie quiere quedar atascado en una cola, atrapado en un ascensor, que las unidades de diálisis o quimioterapia se paralicen, que el quirófano quede a oscuras, quedar sepultado en el Metro, dar vueltas sobre el aeropuerto esperando que autoricen aterrizar, parar la producción en la fábica, en la oficina, dejar de ver el programa favorito en TV, dejar de escuchar música, dejar de lavar la ropa y hacer la comida, pararse en un semáforo a la espera de los atracadores cotidianos y de turno, dejar de hacer el tetero al tripón que grita de hambre, dejar de leer un bello poema...¡No entiendo! ¿Quién quiere esto? ¿Quién se atreve a hacerlo? ¿Es una excusa por incompetencia? ¿Es un acto defensivo por no saber dar una explicación inmediata? En estos casos, nadie la exige. Todavía, el apagón de Nueva York, de 1.965, no tiene respuestas. En el noreste de Brasil fueron afectadas 53 millones de personas en ocho estados por una interrupción del servicio eléctrico hace apenas unos días, el 29 de agosto. El apagón del noreste de EEUU y Canadá, en agosto 2.003, que afectó a 50 millones de personas por 2 horas, fue causado por la baja inversión que dio EEUU a su sistema eléctrico, la caída de un árbol sobre una línea eléctrica en Suiza dejó sin electricidad a 56 millones de personas en ese país e Italia en septiembre de 2.003, el apagón en Brasil el 22 de enero 2.002 dejó a 100 millones de hermanos brasileños a oscuras por una hora, los apagones en Chile, donde todo el país colapsó después del terremoto de octubre 2.010, los de Chenzhou, Buenos Aires, Panamá, Brasil-Paraguay, Los Ángeles, Monterrey, Barcelona, Auckland, Mexicali-San Diego-Arizona-Tijuana, Indonesia, Grecia, Lima, Gran Canarias, Portugal, Quebec, el de India que dejó sin luz a 670 millones de indiecitos durante dos días, no fueron provocados por saboteadores, fueron producto de eventos naturales, accidentes, negligencia, impericia, falta de mantenimiento e inversión y, quizás, por extraterrestres. Para consuelo de muchos, hubo uno en Portugal, el 9 de mayo de 2.005, supuestamente provocado por una cigüeña que construyó un nido arriba de una torre de alta tensión lo cual provocó un cortocircuito entre los hilos conductores.

Es hora de redimirse, de hacer acto de contrición, de sincerarse, de invitar a toda la ciudadanía a resolver los problemas del país sin imponerle credo político ni ponerle bozal de arepas a nadie. El patrimonio nacional no es del gobierno de turno, ya basta de acusaciones infundadas y de amenazas. Ayer, en pleno apagón, circularon por la Avenida Principal de Chuao más de 100 motos, con sus respectivas parejas de motorizados, gritando consignas políticas, intimidando a los residentes, paralizando el tráfico, amedrentando a otros motociclistas, blandiendo banderas de una agrupación afecta al partido de gobierno y de la sufrida y vapuleada república de Siria. 
VENEZUELA SOMOS TODOS.
 

0 comentarios: