Navegacion

lunes, 9 de septiembre de 2013

LA MALA GERENCIA ES EL VERDADERO SABOTAJE

Rafael Gallegos                                               

La mala gerencia es una forma muy dañina de sabotaje. En Venezuela este mal se ha hecho costumbre. Pésimas gerencias en la electricidad, en la salud, en la educación, en el petróleo, en el mantenimiento; que redundan en apagones, hospitales fallidos, escuelas de mala calidad. Y en petróleo: baja de producción, daños en los yacimientos, “tuberías colador” en el lago, derrames, importación de gasolina, explosiones en las refinerías y un larguísimo etcétera.
Da pena ajena oír que la explosión de Amuay fue sabotaje, o que la “extrema derecha” provocó el apagón del martes pasado. Un día mostrarán un video de Capriles con un alicate, una iguana y un rabipelao, cortando cables. Transforman, un desfalco gerencial, en un golpe eléctrico. Y, claro, nadie les cree.
 Al ladrón a ladrón. Me sabotearon mi impoluta gestión. El imperialismo me está haciendo brujería para que todo me salga mal. Y está sonsacando a sus lacayos de la derecha fascista, vende patria, traidora  y asesina. Y, claro, al infaltable Uribe.  Puro infantilismo.
Maestra, maestra, yo no fui, fue Jaimito.
 Excusas que causarían hilaridad en un niño; pero tristeza y sobre todo terror, en un gobierno. Lo que apenas es  una tremendura sin consecuencias en un infante, se refleja en los malos gobiernos, como disminución de la calidad de vida, pobreza,  violencia, es decir, en la Venezuela desbaratada que padecemos.
Están aplicando para el siglo de la información, un modelo del chisme y de la infamia. Se solicita equipo gerencial para dirigir país dilapidado, abstenerse ideólogos trasnochados. 
Muchos pensamos que la destrucción del país es estratégica. Por aquello de destruye y reinarás. Copian  la destrucción “revolucionaria” de Cuba. Vencer  los resortes económicos y de autoestima del país, para gobernar totalitariamente, forever. Crónica de un sabotaje  permanente. 
GERENTES EN LA POLÍTICA… O ESTADISTAS
La gerencia parte de una visión sistémica, que consiste en colocar tras objetivos predeterminados, la misión- para qué estamos trabajado – a los procesos, la organización, la tecnología y la gente. Y eso, se aprende.
Procesos orientados a los usuarios, organizaciones aplanadas que mejoran continuamente, habilitadores tecnológicos, gente entrenada, motivada, bien pagada, que trabaja en equipo.
Buenos gerentes en la política: Lagos, Aznar, Bachelet, Angela Merkel, Felipe González, Uribe - aunque les duela- , Betancourt -idem-, o Roosvelt, entre muchos otros. Líderes de masas, que supieron gerenciar sus países. También se llaman, estadistas.
En cambio, la “revolución” ha hecho todo lo contrario. Por sus resultados los padeceréis. Veamos:
“60 % de escasez en aceites, azúcar, leche, queso amarillo, harinas”. Claro, si expropiaron esas empresas, botaron a los no rojitos, colocaron al estado cubano al frente del procesamiento de azúcar, intervinieron haciendas productivas… tendrían que buscar a Hechizada para que con su nariz, llenara los estantes. Porque la verdad es que después de tanta desfachatez, si tuviéramos productos, no lo dude, sería un verdadero “milagro” económico, con brujos y todo.  
Y además, se acabaron los dólares, ¿cómo importamos?, otro milagrito, importar sin dólares. “La industria química adeuda 700 mm$”, entonces, ¿cómo consiguen los insumos? ¿Es culpa del imperio que tarden 210 días en liquidar los dólares? … ¿de la derecha fascista?... ¿de Uribe? … ¿de los antecesores de María Corina y Leopoldo”? Habrase visto. El verdadero sabotaje… gerencial.
Y de PDVSA, ni hablar. Pasaron a la historia. Tanta desfachatez, será estudiada en los cursos de gerencia del mundo, por siglos. Sus dirigentes serán antihéroes en las comiquitas del futuro. Botaron 23.000 técnicos. Sin excusas, porque el mismo Chávez dijo “yoprovoquéelparo”. Triplicaron la nómina y “eneplicaron” la deuda. Disminuyeron la producción. Dañaron los yacimientos. Multiplicaron los derrames, y las explosiones. Transformaron una próspera empresa petrolera de contenido social, en una flácida empresa social de contenido petrolero.
Rapadísimos en gerencia. A ciento y pico de dólares el barril, transitan la pre quiebra. Midas al revés. Transmutaron el oro negro… en destrucción roja. Más ranchos, más deuda, más pobreza, más violencia.

 ¿Destrucción estratégica acompañada de supina incapacidad? Perfecto coctel para revoluciones fracasadas.
Y no hay excusa, ni siquiera una supuesta buena voluntad. Algo así como un “no médico” que dañara a un paciente en una operación, porque tenía buenas intenciones. De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.
¿Quedará algo? Claro, además de la creciente lista de “saboteadores” diseñada para eludir tanto fracaso.
Se solicitan estadistas, abstenerse falsos profetas disfrazados de mesías. 

0 comentarios: