Navegacion

martes, 11 de junio de 2013

PDVSA: Es necesario tomar el presente, para tener futuro.

Horacio Medina

“En cuanto uno comprende que obedecer leyes injustas es
contrario  a su dignidad, ninguna tiranía puede dominarte”.
Mahatma Gandhi

En nuestra nota anterior, escribíamos sobre nuestra visión apocalíptica de PDVSA, en lo particular, pero perfectamente aplicable a todo el Sector de los Hidrocarburos,  en lo general. Es más, algunos amigos y colegas, han sugerido, con sobrada razón, que esa visión debería ser extensiva a todo el Sector de la Energía, en el ámbito nacional. La verdad, no faltan razones para convalidar esas generalizaciones y apreciaciones. 

Más aún, hoy día consideramos que bien podríamos extenderlo, a lo que nos queda de país, en especial cuando se trata de imponer una absurda libreta de racionamiento, representación indiscutible de la ineficiencia, la destrucción, la corrupción y el fracaso de un sistema perverso de dominación que ha sobrevivido en Cuba por más de 54 años y que, inequívocamente, significaría la aceptación total de su implantación en Venezuela. De ser permitida la imposición de este mecanismo perverso de control social y distracción política, estaríamos, ni más ni menos, aceptando  que una gerontocracia que ejerce el poder en Cuba, instaure de manera definitiva, el régimen castro-comunista en Venezuela. Pero, aun cuando mantenemos nuestra máxima atención en este asunto vital, trataremos de desarrollar en nuestra nota de la semana, un poco más sobre nuestra visión apocalíptica del Sector de los Hidrocarburos y, las posibles oportunidades que tendríamos para ayudar, a que el Sector pueda renacer de los escombros y la cenizas, cual Ave Fénix. 

Hemos expresado en innumerables ocasiones nuestra profunda consternación y angustia, por la destrucción de la lógica social del venezolano y la institucionalidad, al  igual que ha sucedido en nuestra industria petrolera. Ambos hechos han ocurrido, aderezados, de manera abundante por la impunidad y el modelaje de la alta gerencia, en todos los eventos relacionados con la corrupción. De modo que existe una empresa, y por ende, un sector conexo contaminado, permisivo y promotor de irregularidades, siempre y cuando rindan beneficios monetarios o signifiquen mayores cuotas de poder e influencia. 

Tenemos una empresa, donde imperan las cuotas sectoriales de poder, en sus distintos ámbitos, donde la rendición de cuentas resulta ser, tan solo, letra muerta, donde  se falsean cifras con el deliberado propósito de engañar u ocultar realidades. 

Afortunadamente, en medio de la mediocridad y de tanta anarquía, existen profesionales, técnicos, personal de apoyo administrativo y mano de obra especializada que han logrado aferrarse, en su actuación, a un mínimo grado de respeto hacia los principios y valores que una empresa y un sector público vital para el país, les demanda. Con ese personal debemos necesariamente contar y estamos persuadidos que podremos hacerlo.

Sin embargo, más allá de las denuncias que se han hecho públicas, relacionadas con la notoria e inoculable pérdida de la capacidad de producción; el deterioro creciente y evidente del parque refinador nacional que tampoco puede ser ocultado; la crítica situación operacional como consecuencia de la falta de mantenimiento, preventivo y correctivo, de equipos, instalaciones e infraestructura; la pérdida de mercados comercialmente calificados como “premiun”, por anteponer consideraciones de carácter político y de conveniencias grupales; el retraso monumental en que se encuentra subsumido el sector de la petroquímica nacional y tantos otros etcéteras, nuestra mayor angustia la vemos reflejada y potenciada en estas áreas vitales:

·        la falta total de inversiones y esfuerzos en exploración y
·        el deterioro que, en muchos casos, podría ser irreversible en algunos yacimientos de crudo y gas.

Con relación al primer punto, la exploración, sin duda que nos pone en una situación de minusvalía de cara al futuro cercano y las verdaderas opciones crecer, más allá de la quimera que, sobre la Faja, le han vendido al país y a algunos desprevenidos inversionistas o aprovechadores. Las razones las comentaremos de manera extensa muy próximamente, pero les adelantamos, a quienes creen en un crecimiento de millones de barriles provenientes de la Faja, bájense de esa nube. Es imprescindible, vital e inaplazable, retomar con rapidez y vehemencia, la concepción y ejecución de una campaña exploratoria, la cual ha sido negada de manera irresponsable, negligente y cómplice, por quienes han dirigido la empresa por la última década.

Con relación al segundo punto: la situación de los yacimientos, nuestra aflicción aumenta, porque: 

·        quizás podamos reactivar y recuperar plantas y equipos de las refinerías y petroquímicas;
·        impulsar la actualización de mantenimientos y aplicar correctamente los protocolos, normalmente aceptados;
·        restablecer dentro del marco legal aplicable, la propiedad a los legítimos dueños de las empresas de  servicios;
·        podamos cancelar, anular, penalizar convenios y contratos leoninos para con los intereses nacionales;
·        de seguro podremos encauzar a un número importante de funcionarios y beneficiarios de negocios, concertados bajo la sombra de la corrupción y la ilegalidad;
·        de seguro podremos hacer muchas otras cosas como negociar las deudas y los programas de pagos, rescindir convenios de suministros, reestructurar negocios y empresas, recomponer las relaciones con el sector privado, nacional e internacional, etc., 

pero, creemos que es muy probable que no podamos recuperar importantes yacimientos de crudo y gas que han sido, sencillamente dañados de manera irreparable por la barbarie, la ineptitud y la desidia por los responsables de la dirección de la empresa (¡Verdad Eulogio!).

Este último punto, mencionado en otras oportunidades, hoy cobra visos de certeza que, de manera simultánea nos paraliza y nos activa con inusitada vehemencia. Nos paraliza, porque entendemos la gravedad del asunto, pero de inmediato, también  nos obliga a activarnos, para increpar de manera directa a la dirigencia política del país y alertar a nuestros conciudadanos, sobre las nefastas consecuencias de futuro de continuar la industria bajo esta dirección.
Las declaraciones ofrecidas el 03 de junio, al muy conocido y respetado periodista José Suarez Núñez del Diario Tal Cual(*), por el actual Vicepresidente, Ing. Fernando Sánchez, de la reconocida y muy querida Sociedad Venezolana de Ingenieros de petróleo (SVIP), sobre el yacimiento El  Furrial, en el Norte de Monagas y que produce uno de nuestros mejores crudos (por cierto, el que se envía preferentemente a Cuba) y acerca de la pérdida importante de producción de crudos livianos, resultan clara, precisas y contundentes. Los daños a los yacimientos, en muchos casos serán irreversibles porque no se han cumplido con los esquemas de explotación que técnica y operacionalmente corresponden, tampoco se han llevado a ejecución los planes de inyección de fluidos (gas y/o agua), bien para mantenimiento de la presión en el yacimiento o, para impulsar los proyectos de recuperación mejorada. Muchos de estos yacimientos, como es el caso de El Furrial, parecen haber sido sobre-explotados para mantener la producción al máximo. 


Ante esta situación, muchos de ustedes se preguntarán, ¿Tenemos oportunidad de revertir este deterioro y recuperar la excelencia de la empresa y el sector conexo? Bueno, podríamos responder con el cliché que se convierte en un lugar común para evadir la respuesta: no tenemos una bola de cristal. 

Sin embargo, seremos más precisos, dada nuestra experiencia, podemos adelantar que habrá afectaciones en los yacimientos que son absolutamente irreversibles, otros que podrán ser reparados con esfuerzo técnico y costosas inversiones operacionales. Pero también, existen, actividades que con un esfuerzo eficiente y eficaz pueden permitir la recuperación de importantes volúmenes de producción y una restauración significativa de la capacidad de refinación. Sin embargo, la tarea no será fácil y requerirá el mayor esfuerzo de integración entre los trabajadores actuales de la empresa y aquellos que nos integraremos a colaborar en la recuperación del Sector. Para ello, existe la mejor intención en función del logro y del bien Nacional.
  
El renacer del Ave Fénix, es posible, pero tomará su tiempo.

La entrega de nuestros recursos minerales, continúa su camino, parece que nadie podrá detener semejante locura. (SUBTITULO)

Tal como lo hemos venido denunciando, desde un mes atrás, lo que para muchos parecía una locura (también lo decían de la libreta de racionamiento), el Ministro Ramírez, avanza indetenible en su propósito de entrega, una verdadera traición a la patria. Les dejo algunos párrafos de esta información, publicada en el portal de PDVSA

“Venezuela y China evalúan Zonas Económicas Especiales.”
“Beijing.- Con el propósito de avanzar en la profundización de las relaciones entre Venezuela y China en materia energética, se reunieron este martes el ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, y el viceministro de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), Zhang Xiaoqiang, en la sede de este despacho.

“Conversamos sobre los temas petroleros, las Zonas Económicas Especiales, las industriales, y vamos a trabajar sobre esquemas adicionales de financiamiento”, … la visita del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro… se prevé que para este miércoles sostenga reuniones con las autoridades del Grupo Citic, así como del Banco de Exportación e Importación de China (Eximbank), en la sede de cada una de estas instituciones…”.

0 comentarios: