Navegacion

viernes, 5 de diciembre de 2008

La corrupcion en CITGO y PDVSA

Gustavo Coronel

Un ex-funcionario diplomático venezolano, Paulino Paredes, ha escrito un libro sobre la corrupción en la industria petrolera, PDVSA y Citgo, durante los años de mandato de Hugo Chávez. El libro fue publicado este año en Costa Rica pero no ha podido ser conocido en Venezuela. La obra contiene una enumeración de presuntas irregularidades cometidas por personal de PDVSA y de Citgo, las cuáles fueron investigadas por el autor a pedido del diputado de la Asamblea Nacional, Jesús Alberto García Rojas. Según el libro, el resultado de esta investigación, un voluminoso expediente con 35 anexos,ha sido engavetado en la Asamblea Nacional controlada por Hugo Chávez desde 2005, debido a su contenido altamente incriminatorio contra el régimen.

Paredes fue designado el 16 de febrero de 2005 como consultor de la Comisión permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional, presidida por García Rojas, con el propósito específico de investigar a Citgo y la fillial de PDVSA en Houston, PDVSA Services. Al concluir su trabajo, Paredes estableció que, en su criterio, existían numerosas irregularidades, enumerando las más graves (las cuáles se describen en detalle en las páginas 158 a 191 de su libro). A continuación se mencionan algunos de los hallazgos de Paredes, los cuáles aún no han sido examinados a fondo por los funcionarios públicos que deberían defender los recursos de los venezolanos:

• Mudanza de la Oficina de Citgo de Tulsa, Oklahoma a Houston, Texas.

Esta mudanza costó $60 millones y en su ejecución se llevaron a cabo, según Paredes. pagos ilegales por más de $35 millones a empresas de asesoría legal, de mudanzas y de relaciones públicas.

• Información privilegiada en la recompra de bonos de Citgo.

Esta fue una decisión a dedo del presidente de Citgo Luis Marín, a la cuál se opusieron el Director de Finanzas y el Tesorero de la empresa. La decisión generó una presunta fuga de información privilegiada y aumentó el costo de recompra de los bonos de la empresa en más de $100 millones.

• Intento de Fraude con el Fondo de Pensiones de Citgo.

El presidente de Citgo, Luis Marín, intentó entregar de manera ilegal a la empresa UBS el Fondo de Pensiones de los empleados de la empresa, el cuál contenía más de $1000 millones. Esto no pudo llevarse a cabo por la oposición del Consultor Jurídico de la empresa, Héctor Biveros (página 175 del libro).

• Contratos poco transparentes de Transporte de Asfalto con Sea Pioneer Shipping y ERES.

Estas empresas, propiedad de Wilmer Ruperti, fueron favorecidas con contratos no revisados o autorizados por la Consultoría Jurídica de la empresa.

• Uso abusivo de los aviones de Citgo para asuntos no relacionados con la empresa y traslado de familiares de altos ejecutivos.

El libro menciona el uso de viones de la empresa para “numerosos viajes” no justificados a Venezuela, México, Panamá y Europa, tranportando familiares de altos funcionarios.

• Abuso de las tarjetas de crédito corporativas.

Pagos sin autorización financiera a Luis Marín, Antonio Rivero y otros funcionarios de la empresa, incluyendo tres almuerzos de un funcionario.... el mismo día.

7. Una donación Ilegal.

$30.000 fueron donados a una escuela privada de la localidad por decisión de Antonio Rivero, dinero erogado por PDVSA services. Rivero, dice el libro, mintió al decir que esta era una escuela para niños discapacitados. Era una escuela exclusiva donde estudiaban sus hijos.

• Asignación indebida de $80.000 a la Embajada de Venezuela en Washington.

Esta suma fue esencialmente destinada a cubrir gastos del funcionario de la embajada Fadi Kaboul montantes a unos $60.000.
**************
Existen muchas otras observaciones similares en el libro de Paredes, algunas de las cuáles probablemente tengan una explicación inocente, otras no. La corrupción es algo dificil de probar. Sin embargo, la experiencia nos muestra que, cuando se enumeran numerosas irregularidades en la administración de una empresa, no importa cuan pequeñas puedan parecer, ello es generalmente indicativo de un alto nivel de corupción dentro de la organización. Esta presunción se refuerza cuando vemos que las denuncias no son procesadas sino engavetadas. La falta de voluntad para combtir la corrupción que muestra el régimen de Chávez constituye uno de sus peores crímenes, ya que su victoria electoral en 1998 se debió a la promesa de combatir la corrupción, no de tolerarla y promoverla, como ha sido el caso.

La lucha contra la corrupción de PDVSA está hoy en manos de personas aisladas, como el suscrito, de grupos como la Gente del Petróleo, de algunos periodistas como Roberto Giusti, de asambleistas como Julio Montoya y de publicaciones que fueron originalmente pro-chavistas, como www.soberania.com y ahora se han dado cuenta del inmenso fraude a la nación que lleva a cabo este gobierno, con la activa participación de Rafaél Ramírez y su pandilla enquistados en PDVSA.

0 comentarios: