Navegacion

martes, 13 de mayo de 2014

Fracaso petrolero

JOSÉ SUÁREZ NÚÑEZ
 
Destrucción a paso acelerado de la industria del "oro negro" en Venezuela. La producción de crudo baja al nivel de los años en que la operadora fue nacionalizada y hoy se derrumba. Cada nuevo amanecer hay una refinería con problemas y todos los proyectos permanecen atrasados

146 0 1a
El último reporte de Pdvsa expresa que los ingresos brutos de la Corporación de 2013, fueron de 116 millardos de dólares, y no explica los motivos del descenso de los 125 millardos ingresados del 2012. Señala que la producción registrada incluyendo crudos, condensados y líquidos del gas fue de 3,0 millones de barriles diarios. La producción viene bajando, porque en 2006, anunciaron un bombeo de 3,3 millones de barriles diarios.

Todas estas cifras no coinciden desde hace varios años con las otras agencias que monitorean el mercado petrolero. La Agencia Internacional de Energía, (AIE) identifica a Venezuela con una producción de 2,3 a 2,4 millones de barriles diarios y la OPEP coincide con la AIE. La OPEP tiene dos registros.

Uno, de la producción de crudos y otro de la producción de gas y líquidos del gas. Desde hace más de una década, cuando comenzó a detectarse que Pdvsa no era una operadora normal, sino una operadora politiquera, registraba siempre una producción de 3 millones de barriles diarios y en ocasiones 3,3 millones barriles diarios.

Lo que hacía era meter en el mismo combo de producción de crudos, unos 250.000 barriles diarios de condensados, otro tanto que eran unos 300.000 barriles diarios. Con esos números inflaban la factura. Eso explica porque la OPEP seguía con sus cifras.

Hay otros detalles interesantes. Las pasadas administraciones habían logrado que la OPEP, nos excluyera de nuestra cuota de producción los crudos condensados y los crudos extrapesados de la Faja del Orinoco, y así Venezuela podía tener más ingresos de los crudos extrapesados, que los utilizaba para producir la orimulsión.

DESCUIDO CHAVISTA
Hay que decir también que esa producción de 7.100 millones de pies cúbicos de gas, es un sofisma. El 92 de ese gas es asociado, que sale del pozo con la producción de petróleo, por lo tanto no hay ningún esfuerzo adicional de producir gas. De esos pozos salen un tercer elemento que es agua, que se manipula en el subsuelo. Hay que decir, que los chavistas han sido tan descuidados, que los pozos del Zulia están inundados de agua y están produciendo el doble de agua, que de petróleo, lo cual ha debilitado la producción de hidrocarburos.

En tiempos normales, las administraciones petroleras inyectaban más de 3 millones de pies cúbicos diarios de gas a los pozos venezolanos, que han estado trabajando durante 60 años. Nadie sabe cuántos montos de gas han dejado de inyectar, porque esto tiene una alta incidencia en la falta de mantenimiento y es visible por el aumento de pozos cerrados y la declinación de la producción en las áreas de reservas desarrolladas.

Todas estas razones y otras se reflejan en las siguientes cifras: La capacidad de producción pre-chavismo era de 3.4 millones de barriles diarios. En la actualidad es probable que llegara a 2.8 millones de barriles diarios, si reparan la infraestructura en las locaciones.

Las exportaciones de productos disminuyeron en 330.000 barriles diarios (era rutinario que todos los días saliera de las terminales venezolanas un tanquero) con un cargamento de productos.

En contraste las importaciones de productos, principalmente de gasolinas y diesel se han afianzado en unos 70.000 barriles diarios y en determinadas época que las refinerías registran averías y accidentes, es normal que se importen 100.000 barriles diarios de productos. Esto es fácilmente comprobable, y lo más lamentable es que las importaciones de gasolinas, otros productos y repuestos para las plantas requieren "prepago".

Los primeros meses de la llegada del chavismo, ordenaron a la oficina de Citgo en Estados Unidos, que disolvieran la empresa de "traders"que había establecido Pdvsa. Esta empresa llegó a registrar una venta diaria de 440.000 barriles diarios de crudos no venezolanos, que aportaban ingresos importantes y mantenía a la Corporación con el pulso del negocio del mercado.

Ahora resulta, que bajo la declinación de crudos livianos están organizando en la isla de San Eustaquio, en el Caribe, un almacenamiento para comprar y vender crudos no venezolanos. Esto permitirá anticipar dificultades ante una caída mayor de la declinación de los pozos, y evitar una interrupción de suministros a las refinerías.

Supuestamente, habrá ingresos adicionales, pero no hay que hacerse ilusiones porque las cifras sólo podrán conocerse, cuando las empresas vendedoras a finales de cada año, presentan los números de sus resultados operacionales.

INEPTITUD TOTAL
Las fallas, malos negocios y decisiones desacertadas de la industria petrolera, en exploración, producción, refinación, comercio internacional, petroquímica y Faja del Orinoco, son de dimensiones colosales.

No han sacudido a la opinión pública como cuando hay escasez de leche, azúcar o papel tualé. A nadie le preocupa la crisis petrolera, salvo cuando no encuentra gasolina en la estación de servicio, o a los vecinos de las refinerías cuando hay una explosión en una planta. La masiva publicidad gubernamental es vital para ocultar el desastre.

0 comentarios: