Navegacion

domingo, 25 de mayo de 2014

“El Niño” no es el problema, el problema son ellos


No debemos caer en el guión del 2010 de darle tanta importancia a El Niño.
No debemos caer en el guión del 2010 de darle tanta importancia a El Niño.

Me permití escribir estas líneas ya que el Sr. Jesse Chacón asomó nuevamente la excusa de El Niño y es preciso que ni los medios ni colegas le sigamos la corriente
El fenómeno climatológico El Niño nunca ha sido la causa de la crisis eléctrica que padece la sociedad venezolana. No lo fue en el 2009-2010, cuando fue utilizado mediaticamente y hasta con shows de bombardeo de nubes por cubanos, como la excusa de los responsables de la crisis para enmascarar la realidad y evadir dicha responsabilidad. Posteriormente pudimos constatar que en el mismo 2010 hubo alivio en Guri, El Niño pasó, la crisis continúa agravándose y el gobierno prolonga decretos de emergencia eléctrica para poder seguir despilfarrando mil millonarios montos en dólares, con discrecionalidad, sin controles y en procesos plagados de irregularidades y corrupción.

En un sistema de generación hidrotérmico, la generación hidroeléctrica siempre se verá disminuida ante la ocurrencia de hidrologías de aportes bajos (denominados años secos), independientemente de si en esa hidrología está presente El Niño o no (recordemos que el año más seco en la historia de registros de caudales del Caroní, desde 1950 hasta 2013, fue el 2001 y ese año no hubo El Niño). Por tanto, cuando la circunstancia de años secos ocurre, si el sistema está correctamente diseñado, construido y mantenido, entonces lo único que se requiere es que la generación térmica complementaria existente asuma esa eventual y probable baja en la generación hidro.

El racionamiento y con él la crisis, ocurrirán si se presenta una época seca y el parque térmico está incapacitado para asumir la necesaria disminución de la generación hidro para preservar los embalses. Desafortunadamente ese es nuestro caso desde el 2007 debido a que tenemos un parque térmico instalado que si bien supera los 15.500 MW y que nominalmente debería ser suficiente para producir unos 100.000 GWh anuales, hoy en día, por una gerencia incapaz, negligente e inescrupulosa, a duras penas y sumamente exigido, puediera llegar a unos 50.000 GWh anuales.

Siendo nuestro actual consumo nacional anual ligeramente superior a los 130.000 GWh y que ante una sequía que obligue a disminuir la generación en Guri a los 40.000 GWh anuales, lo que conlleva a producir unos 20.000 GWh anuales adicionales aguas abajo (Caruachi y Tocoma), se requerirían entonces 70.000 GWh anuales térmicos, lo que evidencia que ante una sequía ya de entrada se tiene un déficit de 20.000 GWh anuales.

Es decir que nuestro sistema hidrotérmico correctamente diseñado para que el embalse de Guri soportara un período de hasta 3 años consecutivos de bajos aportes, desde el 2007 no aguanta ni siquiera un año y por ello cada vez que ocurra 1 año de bajos aportes, sea El Niño o no, se acentuarán significativamente los interminables cortes que ya venimos padeciendo. Me permití escribir estas líneas ya que el Sr. Jesse Chacón asomó nuevamente la excusa de El Niño y es preciso que ni los medios ni colegas le sigamos la corriente y que más bien le pidamos cuenta de:

¿Por qué si en 15 años han destinado dineros que duplican lo que se gastó para construir el sistema eléctrico que recibieron a inicios de 1999, estamos como estamos y seguimos siendo mayoritariamente alumbrados por ese sistema recibido?
• ¿Por qué de los más de 10.000 nuevos MW térmicos instalados por este gobierno en 15 años, funciónan menos de la mitad?
• ¿Cómo justifica que las obras eléctricas por ellos iniciadas nos cuesten a los venezolanos más del doble que obras similares y mejores en otros países?

Si bien el escrito del calificado, serio y objetivo periodista y amigo Damián Pratt revela verdades y que indudablemente está bien documentado y asesorado, me permito hacer un llamado para evitar que el gobierno se escude nuevamente detras de El Niño en caso de que los meses de julio a septiembre sean de hidrología baja y que no permita recuperar el embalse. No debemos caer en el guión del 2010 de darle tanta importancia a El Niño.

Al día 21 de mayo el embalse de Guri se encontraba en la cota 260.92 msnm, todavía por encima del valor establecido como seguro en la muy conservadora curva guía; es decir, hoy las probabilidades de alivio son de casi el 100% pero, a pesar de eso y por la situación del parque térmico, una época de lluvias bajas no solo nos pudiera agarrar desnudos… es que hemos estado totalmente encuerados y en pelotas desde el 2007 y diría que hasta mochos para taparnos si viene una época seca. 

 Recordemos que a principios del 2009 fue uno de los pocos años en los cuales hubo alivio en la época seca y sin embargo al siguiente año, con apenas un par de meses por debajo del promedio, ya estábamos en una profunda crisis.

El Niño no es el problema, el problema son ellos. 

0 comentarios: