Navegacion

viernes, 14 de noviembre de 2008

VENEZUELA: LA DECADA FUMADA


Rafael Gallegos


Venezuela se fumó la lumpia del socialismo del siglo XXI y perdió diez años. El presidente generó esperanzas que se han transmutado en una gigantesca frustración. Mesías transformado en falso profeta. Prometió unir a los venezolanos y el discurso lleno de resentimiento y odiecitos ha partido en dos, más que cuando Boves, al alma nacional. Prometió acabar con la exclusión y, lista tascón mediante, impide trabajar y comer a miles de venezolanos y sus hijos. Apuntó a los empresarios como los culpables del hambre del pueblo y promovió invasiones de fincas, toma de empresas y huída de capitales, rompiendo el aparato productivo, con su secuela de desempleo para los venezolanos. Aseguró que acabaría con la ineficiencia del Estado y destrozó a PDVSA, institucionalizó los apagones, quebró y requebró los bancos del estado, acabó con los hospitales y bajó drásticamente la construcción de viviendas. Habló de soberanía alimentaría y hoy importamos más alimentos y producimos menos que nunca. Ofreció transparencia electoral y el árbitro parece una timorata oficina gubernamental. Prometió hacer crecer al país y tan sólo lo hinchó, cual enfermo de hipotiroidoismo. Y como ni por asomo acabó con los niños de la patria… los ignora. Puro buscar culpables, que si los yanquis, los ricos, el capitalismo. Han dilapidado UN BILLÓN DE DÓLARES (presupuesto más nueva deuda). ¿Dónde estás Guinness?, anota, el socialismo más caro e improductivo de la historia. Ah! y el modelo que nos ofrecen es Cuba, la única democracia del mundo custodiada por tiburones.


Además, el presidente añora el comunismo soviético. Como si quisiera recoger del piso las piedras del vergonzoso muro de Berlín y reconstruirlo en Venezuela. Parece desconocer los asesinados y torturados en Siberia, las purgas del “pana” Stalin, las sangrientas invasiones a Checoslovaquia o a Hungría. Además, ejerció solidaridad automática con la imperialista invasión rusa a Georgia. Putin y que dice: “yo soy ateo; pero esto… me lo mandó Dios”, cuando nos vende armas obsoletas o carros viejos, cuando nos envía de visita riesgosos submarinos atómicos y cuando la “revolución soberana” les abre las piernas con nuestro petróleo, nuestro territorio y hasta nuestra geopolítica. Desde aquí decimos: rusos go home. Y al gobierno: a otro con esa lumpia.


¿DE PITIYANKI A PRETTY YANKY?


Como los borbones, ni olvidan ni aprenden. Ahora y que creen que el hermano Barak entenderá a esta “revolución” y emocionado le pedirá al líder venezolano que se sacrifique en el poder como Fidel, por cincuenta años. Que la Casa Blanca se va a transformar en la Casa Negra y que el nuevo presidente norteamericano “recibirá a Chávez entre los cinco primeros Jefes de Estado del mundo”. Pura inocencia, cómo creer que la Casa Rosada es rosada porque la habita Cristina K. Los deslenguados dicen que los internacionalistas de la “revolución” han sugerido cambiar el trato de pitiyankis, por el de pretty yankis, dado que ahora un negro se sienta en el trono del imperio. Algo así como desempolvar aquel “black is beutiful”, sacándolo del mismo destartalado cajón de donde sacaron al socialismo del siglo XXI.


Creen que a Obama lo podrán manipular cual presidente pobre del ALBA. Que éste acabará con el bloqueo cubano para ayudar a Fidel, cuando todo el mundo sabe que si lo hace, será para hacer peso y acabar con tamaño totalitarismo de medio siglo. Olvidan que el norteamericano calificó a Chávez de dictador. Cuando se den cuenta que no lo pueden manipular, imagino al líder de la “revolución” en una charla de lo más pedagógica: piii, piii, negro de mierpiiii, piii, piii, lacayo de los blancos, deshonra de los negros, piii.


“paísnuevo” habemus


Ahora resulta que hay que sostener a la “revolución” contra viento y marea. Ajustarse el cinturón con la baja del petróleo. Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo. Habrase visto. Resulta que la “revolución” es tan importante que está por encima de su empleo, de la comida de sus hijos, de la creciente delincuencia. ¿Qué pongamos la “revolución “por delante de nuestros hijos? Se comieron las vacas gordas, a la parrilla y rociada con 18 años, y ahora pretenden que el pueblo cuide y les engorde a las vacas flacas, que los deslenguados dicen que son más bien anoréxicas. Ya lo van anunciando, si el precio del petróleo baja hasta unos ocho dólares, entraremos en el “período especial”, como el “heroico” pueblo de Cuba en los noventa, sin electricidad y sin bombillos, sin gas y sin comida, sin viviendas y sin muebles, sin salud y sin hospitales, para sostener al líder vitalicio. O sea… el zombi nuevo.


El 23 N sentirán que la lumpia de esta década… está apagada. Y cuando vean el humo blanco, que no se confundan, que ese humo será el de “paísnuevo” habemus. Un pueblo que, cual hijo pródigo, viene de regreso del engaño.


0 comentarios: