Navegacion

lunes, 30 de noviembre de 2009

Recuerdos Diciembre 2002


No más presos políticos ni exiliados.

Juan Fernandez

Para todos los venezolanos 2002 es un año el cual no podremos olvidar, la sociedad en su conjunto se manifestó como nunca antes en la historia contemporánea de nuestro país. Las protestas civiles más grandes y multitudinarias, llenas de reclamo ante un gobierno, el cual persiste en su intención imponer un sistema de vida rechazado por la mayoría.

El antecedente iniciado por la gente de PDVSA a principios del 2002, La Meritocracia basado en la necesidad de mantenernos con principios y valores universales, aceptados por toda la sociedad. En aquellos momentos la crisis forzó la necesidad de la presencia de entes internacionales para buscar, una salida; Pacífica, Constitucional y Democrática. Estos hechos no los podemos olvidar, se produjeron por la presión popular y la calle, les puedo decir que ni los dirigentes políticos del gobierno y la oposición vislumbraron ese comportamiento ciudadano y tuvieron que actuar en consecuencia.

La tensión vivida en PDVSA, pues el Sr. Allí Rodríguez Araque, el cual supuestamente iba a tener un ejercicio como Presidente de la empresa acorde con la necesidad de agregarle el máximo valor posible a nuestro petróleo, fue un emisario político de la supuesta revolución, para acabar con la empresa. En aquellos días recuerdo como luego de insistirle en varias oportunidades, logre obtener una reunión en el PH de PDVSA La Campiña, en la cual invite a dos compañeros mas, para que así fuesen testigos. Era evidente el ambiente de persecución, del llamado a huelga nacional en el país, luego de nuestra exposición de motivos para decirle al Sr. Rodríguez Araque, eliminase la persecución sufrida por los trabajadores, se dejasen de utilizar los bienes de PDVSA para hacer proselitismo político favor del gobierno e indicarle la creciente presión popular del paro nacional, ya casi llegando al final se interrumpe la reunión, por una de las secretarias de la Presidencia informa sobre una situación en el colegio de una de mis hijas, pues extraños la venían a buscar para llevársela, las monjas ya avisadas, con el mandato nadie excepto su papa o su mama eran los únicos autorizados para salir del colegio. Se termina la reunión pero justo antes de salir el Sr. Rodríguez Araque, me dice nosotros llevamos 40 años para estar en el poder, no vamos a dejarlo y si tiene que haber sangre, sangre habrá. Por cierto también me dijo; si quieres puedo llamar a la DISIP para que te brinde protección, a lo que le conteste; no muchas gracias, no la necesito. Pensé si seguramente son ellos los del colegio, pues ya sospechaba de su vigilancia. Recuerdo como en mi casa fui atracado, con una pistola en la sien, poniéndome un celular para decirme obedece Pedeveso, sabemos quién eres, como en Chuao una lluvia de bombas lacrimógenas fue dirigida a un grupo de mujeres.

Días intensos aquellos antes del llamado a Paro Nacional por parte de la CTV y Fedecamaras, sumados los partidos políticos y la sociedad civil. Reuniones continuas, nuestra insistencia sobre el concepto de un paro nacional, no solo de la industria petrolera, sino a todo el país. Es decir el país completo tendría que detenerse para demostrarle al gobierno como la sociedad tomaba en serio su reclamo a la salida de la crisis. En todas las oportunidades se explico como la industria petrolera no era un grifo de abrir y cerrar al antojo, era un paso trascendental, complicado, y además como se hizo cumpliendo con la normativa de seguridad, presencia de fiscales etc. Todo lo cual está debidamente documentado y el día del retorno de la justicia se comprobará, acabando de una vez con la mentira del llamado “sabotaje petrolero”, el cual es solo una mentira repetida mil veces.

También recuerdo como pedí la incorporación directamente en la mesa de negociación, pues cada día mas y mas trabajadores eran injusta e ilegalmente despedidos. Obviamente no logramos contar con un representante, según para ese momento podría causar tropiezos a la frágil solución del acuerdo. Hoy en día pienso el temor de vernos participando activamente en la política del país, dejando atrás a las viejas maneras. Sin embargo todavía tenemos el tiempo de cambiar el paradigma, participando activamente en POLITICA.

Recuerdo como se levanta el paro, pues el acuerdo de un referéndum revocatorio a ser realizado en el 2003, nos permitiría “ejecutar” la salida pacífica, constitucional y democrática, aun cuando nada se nombro sobre el despido ilegal de miles de trabajadores. En ese sentido el comportamiento de la sociedad, pero en especial de los trabajadores petroleros es y será una lección de cómo el interés del país prevalece por encima del particular, decidimos integrarnos para desde la Coordinadora Democrática trabajar, apoyar el Acuerdo de la Mesa de Negociación. En conclusión, Dignidad y Moral, algo que muchos todavía no han sido capaces, tanto del gobierno como de la oposición de mostrarnos.

También les puedo decir que las razones por las cuales salimos al paro cívico, hoy en día siguen vigentes, nuestro país está sumergido en una crisis, malos gobernantes, pésima administración, pretendiendo someternos a un socialismo fracasado.

Estas vivencias que he narrado del paro son solo una pequeña parte de lo vivido, recuerdo como en cualquier pueblo, ciudad, barrio o urbanización que visite, siempre existió una palabra de aliento, una palabra de apoyo. No puedo olvidar la cara de esperanza, de fe de miles de personas caminando, con su bandera, con sus hijos en brazos, y que a lo largo de las calles y avenidas del país, siempre me decían Juan: NI UN PASO ATRÁS.

Hoy en día teniendo el destierro como forma de vida, estoy convencido que ese pueblo del Diciembre del 2002, está allí esperando, mantiene el deseo tener un país de todos, cansado ya de la división, casando ya de una década de discursos, esperando la actuación de los partidos políticos UNIDAD y para aquellos que ahora nos juzgan como el árbol caído y emiten opiniones a ligera de lo sucedido, el rechazo es la respuesta de la gente.

Lo sucedido en Diciembre 2002, fue uno de los grandes sacudones para no permitir nos sancocharan, y como ha sucedido en la historia de los países que aman la libertad y la democracia como el nuestro, habrá más sacudones y no nos podrán sancochar.

0 comentarios: