Navegacion

sábado, 7 de junio de 2014

PDVSA pedalea furiosamente su macabra bicicleta financiera

Gustavo Coronel


Petróleos de Venezuela continúa endeudándose hasta sus más recónditas entrañas, frente a las narices de un país aletargado cuando no embrutecido. Ya nadie se ocupa de esta catástrofe. La MUD solo piensa en elecciones, porque esa es su especialidad. Los miembros de la oposición en la Asamblea Nacional duermen un profundo sueño, menos el día de pago. Los antiguos gerentes de PDVSA, quienes saben bien  lo que sucede, ya tiraron la toalla (no los culpo), con la excepción de tres o cuatro ancianos testarudos. Los centros académicos callan. El país se va por los desaguaderos cloacales de la ineptitud y de la corrupción.
 
Ayer PDVSA recibió otros dos mil milloncejos de dólares de las empresas ENI y Repsol, con el propósito declarado de desarrollar los campos de gas costa afuera de Paraguaná, pero nadie garantiza que ese dinero servirá para eso y no para tapar las troneras financieras abiertas por el malandraje gerencial que maneja Rafaél Ramírez. En los últimos meses, sin contar la emisión de bonos y los dineros inorgánicos recibidos del hamponato del Banco Central, PDVSA ha mendigado hasta 12.000 millones de dólares de las empresas petroleras “imperialistas”, como las llaman ellos con cariño. En estos momentos busca un préstamo bancario por $3.000 millones más, para pagar los intereses de la deuda que se vencen este año.  Esta es una inmensa suma de dinero que solo podrá pagarse hipotecando aún más recursos petroleros de los ya hipotecados, recursos que no le pertenecen, pués son propiedad de la nación. El problema es que la nación está inerme ante el inmisericorde saqueo al cual está sometida. 
 
Esto se está llevando a cabo debido a la insaciable rapacidad de un régimen que ha dilapidado nuestro patrimonio y ante la complaciente actitud de empresas que le dan dinero: la empresa China CNPC, ChevronTexaco, ENI, Repsol, Gazprom, Perenco, Schlumberger, Halliburton, Weatherford. Estas empress han decidido arriesgar algún dinero de sus ganncias en otros países para permanecer en Venezuela y lograr quedar como co-propietarios de las reservas de petróleo y gas venezolanas cuando el régimen colapse. Desde un punto de vista de estricta estrategia comercial, desprovisto de basamento ético, estas empresas están agarrando los mangos bajitos, afianzándose en Venezuela por virtud de sus aportes financieros a un régimen degradado. Recuerda un poco la historia del Mr. Danger de “Doña Bárbara”, dándole licor a un degenerado Lorenzo Barquero para tratar de acostarse con su hija  Marisela. 
 
Barquero tuvo un postrero momento de dignidad que lo redimió, al menos parcialmente. La PDVSA de Ramírez y Maduro no lo tendrá porque es una empresa orientada a engordar hampones a costa de la ruina nacional. Ya hemos visto que el presupuesto de PDVSA para 2014 es tragicamente deficitario.
​¿​
Con qu
e
taparán el hueco? Pués montándose en la bicicleta y pedaleando furiosamente. Lo que han montado es un gigantesco esquema Ponzi.  
 
Este régimen no debe continuar en el poder ni un día más. Permitirlo es terminar de arruinar a Venezuela. Quienes tienen el poder de parar esta hemorragia y no lo hacen son cómplices de la ruina venezolana.
​¿​
Quedará por allí alguien que tenga un postrero momento de dignidad? 

0 comentarios: