Navegacion

lunes, 19 de agosto de 2013

RAYUELA PARA UN PROGRAMA DE GOBIERNO


Rafael Gallegos                                               

Los propagandistas del gobierno, en su afán por desprestigiar y difamar a sus “enemigos” de la oposición, plantean que ésta no tiene contenido programático. Que simplemente, es antichavista. O que busca regresar a los “oprobiosos” cuarenta años de democracia.  
Ni lo uno ni lo otro. Hay una “Rayuela” de acciones– hágalas al revés, al derecho, simultáneamente o como le parezca – que al realizarlas, generarían un cambio radical en Venezuela. Además, son simples y de gran consenso. Indudablemente, permitirían superar esta desfachatez.
Y que quede claro, ninguna de estas acciones las puede adelantar el chavismo.  Simple, irían en contra de su desiderátum: destruir al país para comerte mejor. Puro lobo de la caperucita.   
En este régimen, estas acciones significan una utopía. Detallémoslas:
1.    Respeto a los ciudadanos, lenguaje de altura desde las alturas del poder, majestad presidencial, cero insultos y cero descalificaciones. Acusaciones sin show y con base.
2.   Libertad de expresión plena, cero atosigamientos a los dueños de los periódicos. Libertad de los presos políticos y retorno de los exiliados.
3.    Independencia del Poder Judicial, reorganización del sistema carcelario para que las prisiones sean centros de trabajo y enseñanza, que dignifiquen al ser humano.
4.   Independencia de la Asamblea Nacional, nombramiento de Directiva de la Asamblea con representación de todas las tendencias, cero golpizas y cero groserías, apertura del ANTV a todas las tendencias políticas.
5.    Independencia del Poder Moral, elección del Contralor General de la República y de los rectores del CNE.
6.   Elecciones con árbitro capaz de reprender los abusos del gobierno. Eliminación del ventajismo electoral.
7.    Reuniones en Miraflores con gobernadores y alcaldes de todas las tendencias. Restitución de las competencias de la Alcaldía Mayor.
8.   Descentralización.
9.    Abajo cadenas. Restitución de RCTV a sus dueños. Devolución de emisoras “democratizadas”. Apertura del canal ocho para los venezolanos de todas las tendencias.
10.               Profundización y gerencia de las políticas sociales, a objeto que lleguen a la mayor cantidad de personas pobres e impacten como calidad de vida de los desposeídos. Reorganización del poder popular para despolitizarlo y hacerlo realmente popular.
11. Reorganización sistemática de todo el sistema de salud, desde los ambulatorios hasta los hospitales del Estado, de modo que los venezolanos utilicemos centros de salud donde nos atiendan y haya gasas, curitas, equipos que funcionen, médicos y personal de salud bien pagados. Simbiosis salud pública – privada.
12.               Igual, reorganización sistemática de la educación desde el preescolar hasta las universidades y tecnológicos, para formar sin complejos ni resentimientos, los profesionales y técnicos de alta calidad que requiere el desarrollo agroindustrial del país.
13. Construcción, en simbiosis sector público y privado,  de millones de viviendas para solventar el grave problema de hábitat, aplicando las modernas  tendencias urbanísticas.
14.               Cambio de modelo de producción. Generación de poderosa empresa privada capaz de generar buenos empleos a todos los ciudadanos, bienes y servicios de consumo que mejoren la calidad de vida; logro de confianza en los inversionistas y en los trabajadores con medidas económicas coherentes, que resulten en productividad y competitividad, única forma de superar el hambre. Desaparición paulatina de todos los controles.
15. Rescate de la industria petrolera nacional.  Incremento de la producción y participación de las inversiones privadas en el negocio petrolero. Florecimiento de las industrias conexas y de la petroquímica.  Reorientación de la Renta Petrolera. Resurrección de las empresas básicas de Guayana.
16. Reingeniería para el Estado venezolano.
17.               Rescate de la infraestructura.
18. Integración latinoamericana y etc. etc. etc.
Como en la novela de Cortázar, “Rayuela”, comience por la página que quiera.  Siga la cadena acciones 8, 5, 7,9. O inicie por las 14, 12, 7, 3. Como usted quiera. Al derecho o al revés, estas acciones significan una revolución de verdad: reflejarán incremento cuántico de la calidad de vida de los venezolanos
Y si las concatena en un plan que refleje una estrategia de desarrollo, tendrá un gran programa de gobierno.
Gerencia, gerencia y más gerencia. El mismo sol que alumbra cualquier país democrático y eficiente. Y nada que ver con la planificada destrucción nacional de esta “revolución”. Es imperativo interrumpir este fatídico camino a La Habana.
Hacer las cosas de manera diferente, para obtener resultados diferentes.
PD1: Como decía mi inolvidable padre: ¿Celestinas dando clases de moral?
PD2: La fe mueve montañas; pero hay que votar.

0 comentarios: