Navegacion

miércoles, 27 de julio de 2016

Razones por las cuales la gerencia de PDVSA debe ir a la cárcel


Gustavo Coronel


No he tenido el tiempo de leer todavía el Informe Anual de PDVSA para 2015 pero si leí el Informe para 2014, el cual reafirmó  el carácter poco profesional y desnaturalizado de la empresa. Al leerlo tuve que preguntarme  qué diablos hacía PDVSA produciendo 9 millones de bloques de arcilla para la Misión Gran Vivienda. El documento exhibía un chocante y rastrero culto a la personalidad.  Las páginas iniciales estaban adornadas con inmensas fotos de los dos payasos, el muerto y el vivo, así como de trabajadores y obreros, todos vestidos de rojo cerrado, como un grotesco regimiento de diablos de Yare. Abundaban las citas del difunto llenas de una obsesiva melosidad hacia la clase obrera, a la cual quiso convertir en gerentes de la empresa.  En la introducción podía leerse: La historia de Petróleos de Venezuela estuvo signada en el año 2014, por dos decisiones del Presidente de la República Bolivariana, Nicolás Maduro Moros: la designación de un nuevo Presidente el 2 de septiembre y la designación de una nueva Junta Directiva el 30 de diciembre. Ningún aviso de  una nueva refinería o sobre la eliminación del déficit de gas natural que obliga a importar gas desde Colombia. No. Los dos hechos más importantes tenían que ver con el nombramiento de una nueva junta directiva y un nuevo presidente. Estas designaciones no cambiaban en nada la naturaleza ineficiente y corrupta de la empresa. El nuevo presidente, Eulogio Del Pino, venía de ser director de Exploración y Producción, la dos áreas de actividad más desastrosas de la empresa. 
 
Un logro principal, según el resumen ejecutivo, es el de haber producido un promedio de 2,9 millones de barriles diarios, por cierto menos de lo que la empresa producía antes de la llegada de la pandilla al poder. Venezuela ya tenía tiempo sin poder cumplir con su cuota de producción dentro de la OPEP. Añadía el resumen que las exportaciones eran del orden de los 2,4 millones de barriles diarios. Y aquí era necesario preguntarle a PDVSA y a la empresa  auditora KPMG: ¿como se explica que con una producción de 2,9 millones de barriles diarios y un consumo doméstico, según dice el informe, de más de 700.000 barriles al día, puedan exportar 2,4 millones de barriles? Porque la suma de la exportación más el consumo doméstico llegaba a los 3,1 millones de barriles diarios. 
 
Continuaba diciendo el Informe que se le daba especial énfasis a la exploración y a la producción. Sin embargo, la exploración estaba prácticamente muerta, al perforarse solo 6 pozos exploratorios durante el año. Y en materia de producción, no se lograba salir del estancamiento más absoluto
 
Organización
La empresa tenía siete empresas filiales sin relación alguna con petróleo, lo cual representaba una carga suicida y, además, 33 empresas mixtas, que nadie sabía cuánto ganaban o perdían, cuántos empleados tenían, cuántos barriles producían.
La Junta directiva estaba compuesta de personajes cuyas credenciales meritocráticas eran, en buena parte, desconocidas: Eulogio Del Pino, Presidente. 2. Orlando Chacín, Director Interno. 3. Jesús Luongo, Director Interno. 4. Aracelis Suez, Directora Interna. 5. Antón Castillo, Director Interno. 6. Carlos Erik Malpica, Director Interno. 7. Rodolfo Marco Torres, Director Externo. 8. Ricardo Menéndez, Director Externo. 9. Wills Rangel, Director Externo. Lo poco que sabíamos sobre ellos no era positivo. Cada uno tenía múltiples funciones. Por ejemplo, Jesús Luongo estaba a cargo de hacer el seguimiento y supervisar el buen funcionamiento de Refinación, Comercio y Suministro, Recursos Humanos, Interven, PDV, Mantenimiento PDVSA, Ingeniería y Construcción Refinación, Comercio y Suministro PDV Marina Empresa Nacional de Transporte PDV Caribe CITGO PDV Holding y PDVSA Naval, S.A.”. No era sorprendente,  por lo tanto,  que las refinerías anduvieran tan mal, que los recursos humanos  fuesen exagerados en número pero escasos en calidad o que PDV Marina fuera tan ineficiente y tuviese tantos escándalos de tanqueros fantasmas y tantos remolcadores hundidos.   
 
El Informe establecía que la empresa “forma mujeres y hombres con ética y valores socialistas y que incentiva la conformación y formación de los Frentes Socialistas de Trabajadores”. ¿Qué significaba esto? Que en la empresa no podía haber empleados quienes pensaran libremente. Todos debían ser robots vestidos de diablos de Yare, con pensamiento único. 
 
El informe mencionaba los grandes objetivos históricos de la empresa, entre los cuales figuraban los siguientes, a cual más ridículos: “ Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: la Independencia Nacional •Continuar construyendo el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI en Venezuela, como alternativa al modelo destructivo y salvaje del capitalismo;  Reforzará los valores socialistas ; Convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político; Contribuir al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del universo; •Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana….”. Estos objetivos parecían sacados de un libro de la picaresca española o de un poemario de Isaías Rodríguez. Hablaban de independencia cuando han entregado el país a Cuba y la Faja a China, de ser país potencia cuando escaseaba el papel tualé,  de salvar la especie humana cuando en Venezuela morían 25000 ciudadanos de manera violenta cada año. Hablaban del equilibrio del universo cuando no lograban ni siquiera cumplir con su cuota de producción.
 
Las metas de la empresa para 2019 eran ciencia ficción, esencialmente las mismas que no cristalizaron ni en 2009, ni en 2014. Lo que hacían era correrlas, una y otra vez, cinco años hacia adelante: “Incrementar el nivel de producción de crudo a 6.000 MBD para el año 2019, de los cuales 4.000 MBD provendrán de la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez Frías. • Elevar la producción de gas natural a 10.494 MMPCD para el año 2019. • Elevar la capacidad de refinación nacional a 1.800 MBD para el año 2019. • Incrementar la capacidad nacional de extracción de líquidos del gas natural en 130 MBD. • Profundizar la estrategia de diversificación de mercados con una meta de exportación de crudo para el año 2019 de 1.335 MBD para el área de Latinoamérica y el Caribe y de 3.162 MBD hacia Asia, especialmente China, India y Japón”. Todas estas metas estaban basadas en la absurda premisa de que estarían produciendo 6 millones de barriles en 2019. Con una declinación de los yacimientos de un 20% que deben vencer cada año para quedar en el mismo lugar,  llevar la producción a 6 millones de barriles diarios era imposible de lograr, sobre todo porque la mayor parte del incremento de la producción, si no todo, debía venir de la Faja del Orinoco. Los nuevos pozos de la faja generalmente entraban con una producción inicial de 300 a 400 barriles. Cuántos pozos se requerían para crear una producción de 4 millones de barriles diarios en la faja? Estaríamos hablando de perforar unos 13-15000 pozos en esa zona en los próximos cinco años. ¿Sabía PDVSA el esfuerzo logístico que ello requería, la capacidad gerencial necesaria para doblar el monto de la inversión de un año para otro?  En efecto, PDVSA pretendía duplicar las inversiones de un año para otro, al pasar de $31000 millones en 2015 a $67.000 millones en 2016. Luego se mantendrían al nivel de unos $65.000 millones por dos años más. 
 
Hoy, en 2016, ya sabemos que todo esto era ciencia-ficción. De los proyectos mencionados ni uno solo había materializado: la refinería de Santa Inés, la expansión de El Palito, la adquisición de una gran cantidad de tanqueros, los mejoradores de la faja, nada. Puro blá, blá, blá. 
 
Refinación e importación de hidrocarburos
Según el informe, la utilización de las refinerías era inferior al 70% de la capacidad instalada. Decían haber importado en 2014 un promedio de 152.000 barriles diarios de productos y mezclas, a precios internacionales, para venderlos en el mercado interno a precios ínfimos, prácticamente un regalo. Ello le costaba a PDVSA $18.000 millones. Esto representaba un crimen de la mayor gravedad, suficiente para enviar a la directiva en pleno a la cárcel.  
 
Comercialización
El objetivo “Maximizar los ingresos de la Nación provenientes de las ventas de hidrocarburos al mercado internacional” era falso, por cuanto unos 250.000 barriles diarios  se vendían a subsidio a los amigotes de ALBA, Cuba, Argentina, Uruguay y PETROCARIBE. No solo era falso sino incompatible con este otro objetivo enunciado: Garantizar el suministro oportuno de los hidrocarburos a los países bajo los convenios del Alba y PETROCARIBE”. Si garantizaban el regalito que le hacían a sus amigos, no podían maximizar los ingresos.
 
Astilleros
El informe reportaba tres astilleros, ninguno de los cuales construía embarcaciones.  DIANCA decía reparar barcos pero las embarcaciones de la marina de guerra pasaban ocho o más años en “reparación” en ese organismo ineficiente y corrupto.  
 
Intevep
Un proyecto de INTEVEP estaba descrito de la siguiente manera: “Se contribuyó en el estudio de modelo dinámico de simulación de yacimientos mediante la revisión del detalle de la información referente a tipo de arreglo y configuración de pozos, lo cual estableció que el piloto contempla una configuración que busca una mayor eficiencia de barrido para incrementar el Factor de Recobro por encima del 20% mediante la combinación del pozo inyector con pozos productores horizontales”. ¿Entienden ustedes? Yo no. 
 
 Empresas no petroleras
En el informe se enumeraban las siguientes: “Complejos agroindustriales de derivados de la caña de azúcar, Complejo Agroindustrial Trujillo I. Avance 56,44%. Complejo Agroindustrial Portuguesa. Avance 48,99%. Complejo Agroindustrial Barinas. Avance 45,50%. Complejo Agroindustrial Cojedes. Avance 48,10%. El Complejo Integral Porcino Barinas Obtuvo un avance de 22,70%. El Complejo Integral Avícola Monagas Obtuvo un avance de 33,44%. Los Complejos Integrales: Avícola Portuguesa y Piscícola FPO Obtuvo un avance de 10,7% y 4,45%, respectivamente. Resultados Operacionales Producción de materia prima Se logró una producción total de 716.505 toneladas de caña de azúcar. Producción de azúcar En el Central Azucarero Río Guanare se alcanzó una producción de 15.932 toneladas de azúcar, 1.769 toneladas de melaza y 20.557 toneladas de miel. Producción de almidón nativo La Industria Venezolana de la Yuca (INVEYUCA) alcanzó un total de 280 toneladas de almidón nativo. Producción de cereales, leguminosas y otros rubros En cuanto a la ejecución del Plan Agroalimentario, la producción de cereales fue de 4.945 toneladas de maíz, 2.164 toneladas de arroz, 442 toneladas de sorgo para consumo animal y 39 toneladas de plátano. … Se alcanzó una producción de 463 toneladas de carne y 168.055 litros de leche”.
 
Que esto figure en el Informe Anual de una empresa petrolera en cualquier país del mundo sería impensable. Solo en la Venezuela del chavismo era posible.
 
Taladros perforando nuevos pozos
El informe hablaba de 160 taladros por año haciendo nuevos pozos pero Baker Hughes, empresa que lleva la cuenta de taladros activos en todo el mundo, hablaba de solo 79 taladros en el año
 
El descaro de esta gente era y es monumental. En nuestra PDVSA, la de 1976 a 1999, una milésima parte de estos errores y fraudes hubiera llevado a la destitución de la plana mayor de la empresa. Hoy en día estos desastres eran vistos como “logros” de la revolución. 
 
PDVSA debe desaparecer lo antes posible y dar paso a un nuevo modelo de industria petrolera donde el estado tenga un papel regulador y fiscalizador, no operacional. Los directivos actuales y de las pasadas administraciones chavistas deben ir a la cárcel
 

0 comentarios: