Navegacion

martes, 1 de septiembre de 2015

Rafael Ramírez reabre la boca: las mismas necedades petroleras

Gustavo Coronel


Una publicación mexicana llamada La Jornada es el vehículo utilizado por el triple ex- , Rafael Ramírez, ahora representante de Nicolás Maduro en la ONU, para dar una larga entrevista. La entrevista es sobre petróleo y en ella Ramírez exhibe su habitual ignorancia de los mecanismos del mercado petrolero y trata de mantener el mito de Venezuela potencia en el sector energético.
Estos son mis comentarios sobre lo que dice el triple Ex-
El título de la entrevista es:
Trasnacionales irán por el control de reservas: Rafael Ramírez
Por: La Jornada / David Brooks | Lunes, 31/08/2015
Ramírez inicia la entrevista diciendo:
“Lo que revela el desplome del precio del petróleo en el mercado es la antigua pugna internacional sobre el control y la explotación de los hidrocarburos a nivel mundial, y ante ello es imperativo mantener las estrategias de países como Venezuela para recuperar el control de los precios por los productores de los recursos naturales y defenderse ante intentos de las empresas trasnacionales que promueven la "apertura" de este sector”.
Mi comentario: Comienza muy mal Ramírez al decir que el desplome de los precios del petróleo se debe a una pugna sobre el control de los hidrocarburos. Nada de eso. Es una pugna por el control del mercado. Se debe a la decisión de los países dominantes de la OPEP de ganar más mercado a expensas de países más débiles como Venezuela y Ecuador y de países no-OPEP como Rusia. Quienes tienen más saliva tragan más harina, léase Arabia Saudita, los Emiratos y ahora Irak e Irán en plan de aumentar sus niveles de producción. El resquebrajamiento de la OPEP ha sido causado por la progresiva auto-suficiencia de los Estados Unidos, país que inclusive amenaza con exportar a corto plazo. Es el mercado, estúpido. Como estrategia para “defenderse” de este colapso, Ramírez propone el añejo remedio de la defensa de los precios. Esto es absurdo.  Con una OPEP bombeando a capacidad plena y nuevo petróleo entrando al mercado, con una Rusia contra la pared, Venezuela arruinada y Ecuador un factor nulo en la organización, vale preguntarse: con que nalgas se sienta la cucaracha?
Ramírez suelta esta perla:
 "estamos en un escenario de guerra de precios y algunos países de mucha influencia y mucha capacidad de producción han entrado en la idea de que el mercado es el que va a regular los precios. Esa es una idea nefasta, porque no estamos hablando de una mercancía, sino de un recurso natural que se agota. Y esa concepción de que el mercado regule el precio niega la misma existencia de la OPEP, que es una organización que defiende los intereses de los países productores, en el sentido de regular y administrar la tasa de producción del petróleo para fijar el precio".
Mi comentario: Esta es una estupidez de marca mayor, definir como “idea nefasta” que el mercado regule los precios. Este pterodáctilo piensa que el mundo de la energía todavía está políticamente controlado la OPEP, cuando es evidente que la OPEP está fragmentada y los miembros luchando por su vida como productores. Esta idea totalitaria de la OPEP “regulando y administrando la tasa de producción para fijar el precio”   es una visión obsoleta de la OPEP como un vulgar cartel para oprimir a los clientes.
Continua el  triple ex- diciendo:
No es la primera vez que se enfrenta algo así, y recuerda que en una iniciativa impulsada por Chávez en los 90 se logró recuperar el precio con una respuesta coordinada entre productores, limitando los volúmenes de petróleo en el mercado. Señaló: “nosotros creemos que el precio justo para el petróleo es de 100 el barril". Nuestra estrategia como país fundador de la OPEP es buscar una coordinación entre los países productores para poder hacer un sacrificio compartido entre todos, regular nuestra producción y recuperar los precios”.
Mi comentario: Insiste Ramírez en tratar de utilizar  respuestas que tuvieron un efecto en épocas pasadas para tratar de resolver la crisis del presente, la cual incluye ingredientes totalmente nuevos: la producción en USA, la tendencia a reemplazar hidrocarburos líquidos con gas natural, la presión de los ambientalistas para sacar del juego a los petróleos tipo faja, la desesperada lucha de algunos países productores  por sobrevivir, la misma Venezuela uno de ellos. En los 90 México, Rusia y otros productores no se encontraban en la situación de estrechez económica que enfrentan hoy. Venezuela menos aún.
Sigue el inefable:
 "los hidrocarburos siguen siendo la fuente primaria y fundamental de la economía mundial, es la más accesible y la más barata". Argumentó que las energías alternativas nunca llegarán a ser alternativas, sino más bien complementarias al petróleo. Pronostica que el petróleo de esquisto llegará a tener un pico, pero por sus mismas características las lleva al agotamiento eventual. Al mismo tiempo, 70 por ciento de las reservas mundiales están en los países de la OPEP, con Venezuela como el país con más reservas del mundo, y que el petróleo, por muchos años más, seguirá siendo la fuente primaria de energía”.
Mi comentario: La gran inercia mundial en materia energética hará que el petróleo siga siendo un ingrediente importante de la ecuación energética por décadas. Pero, ¿cuál petróleo? Ciertamente el de mayor calidad, el menos contaminante. La frase ya gastada que repite Ramírez, de Venezuela como el país de las mayores reservas probadas del mundo, además de ser falsa, olvida que la calidad de ese petróleo lo hace muy vulnerable en el mercado y que  si se tiene petróleo para 250 años y el planeta solo utilizará petróleo 50 o 70 años más en volúmenes significativos, ello significa que una gran parte de la faja se puede quedar con los crespos hechos. Sobre todo habida cuenta de que nada ha pasado en los últimos 16 años para desarrollarla y nada parece indicar que se va a desarrollar a corto plazo.
De seguidas, el triple ex- dice una verdadera barbaridad:
  en los años 90, antes de la llegada del comandante Chávez, nuestro país, con los argumentos de que hacía falta el capital privado extranjero, que las trasnacionales van a invertir, que así se aumentará la producción y se hará frente a la caída de los precios… se inició un proceso de apertura. Ese proceso fue nefasto porque se tradujo en una entrega de nuestros recursos naturales a las trasnacionales, al punto que los grandes yacimientos del petróleo de Venezuela… se entregaron a las principales trasnacionales estadunidenses".
Mi comentario: Este fósil sigue creyendo que un país productor de un bien cuya industria es de naturaleza internacional, que exige tecnología, gerencia y capital, puede ser desarrollado por el país sin necesidad de acudir a eso factores que solo existen en calidad y cantidad adecuada fuera del país. No es cierto que los grandes yacimientos petroleros de Venezuela se hayan entregado a las transnacionales antes de la llegada del difunto sátrapa al poder. Al contrario, se hicieron trabajos que permanecen hoy como lo único que existe en la Faja. Chávez si le entregó la faja a China, Vietnam, Rusia, Cuba y otros petroleros de caimaneras. El resultado ha sido que hoy día la Faja es un desastre, no se está invirtiendo, no se está desarrollando, sino que todo se reduce a una habladera de tonterías y a planificar la siembra de 50 hectáreas de caraotas negras.  Hoy PDVSA le debe a China hasta la manera de caminar y el dinero recibido – unos $50000 millones, ha sido dedicado a la propaganda política y a consolidar el poder del régimen nefasto, en una orgía de despilfarro y corrupción. Ramírez sabe bien de esto porque él ha sido el principal culpable de este desastre, junto a Chávez, Maduro, Merentes y Giordani.
El diplomático a la carrera dice:
“Hay que estar siempre alerta cuando hay precios bajos, ya que las trasnacionales intentan avanzar para escamotear el control de nuestros países sobre los recursos naturales…”
Mi comentario: esta frase es propia de los acomplejados, quienes piensan que una Nación no puede controlar el uso de sus recursos a menos que cierre la puerta al sector privado internacional de origen estadounidense (que no sea Chevron!). Esta necedad ha llevado a traer a Venezuela una colección de bates quebrados en el campo petrolero (con excepción de dos o tres empresas) que han hecho de la Faja una especie de parque de atracciones, como lo llama Diego González (parque temático). Y el resultado ha sido que China se ha adueñado de la faja pero no hay señales de actividad allí. La tesis del tiple ex-  : ni lavamos ni prestamos la batea, porque esa batea es nuestra (aunque ya no lo sea ni se use para lavar). Este complejo de inferioridad, este resentimiento propio de seres inferiores ha llevado a la PDVSA de Ramírez a ser una empresa que siembra yuca y distribuye pollos, que tiene 170.000 empleados pero produce unos 700.000 barriles diarios menos que la empresa pre-sátrapa y cuyos gerentes han estado involucrados en gigantescos actos de corrupción.

El tipo no ha aprendido nada desde que salió de PDVSA. Eso sí, está disfrutando de lo lindo de su cambur en Nueva York, paseando al perro a lo largo del East River.